La cadena de proveeduría de la industria de Tecnologías de la Información (TI) se verá beneficiada por el capítulo 25 del nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entró en vigor el 1 de julio pasado. Con el acuerdo, las pymes que integran esta cadena podrán acceder al mercado estadounidense con mayor facilidad, coincidieron expertos en materia legal y económica así como representantes de la industria digital.

Antes de la firma del nuevo tratado, la industria de Tecnologías de la Información se había estado enfrentando a los efectos ocasionados por la pandemia de Covid-19. Según datos de la consultoría Select, el principal problema registrado por las empresas TIC mexicanas en el primer momento del 2020 fueron las interrupciones en la cadena de suministro, principalmente por el efecto de la pandemia en China y Estados Unidos. 

Según la plataforma Data México, recién presentada por la Secretaría de Economía y el Inegi, las máquinas y unidades de procesamiento de datos o procesadores, parte fundamental de las Tecnologías de la Información, son el segundo producto más vendido por México en el extranjero, sólo después de los automóviles. A estos se añaden también los teléfonos, fijos y móviles, los monitores y proyectores y los circuitos electrónicos integrados. El 84% de estas exportaciones tiene como destino Estados Unidos y otro 2.82% a Canadá.

La cadena de suministro de la industria tecnológica puede verse favorecida por los 34 capítulos del T-MEC, es decir que puede abarcar de forma transversal todos los capítulos del acuerdo, según Erick Tavares, socio de la firma legal Tavares y Tavares, quien añadió durante un webinar organizado por la Amiti, que las empresas pequeñas y medianas pueden verse beneficiadas por seis capítulos en particular, entre los que destacó el capítulo dedicado a las pymes.

“El canal tiene una oportunidad en cualquiera de los nichos de los 34 capítulos de forma horizontal y si lo vemos vertical, hay algunos capítulos que hablan específicamente de modelos de tecnología que la industria también debe aprovechar”, dijo Tavares.

De acuerdo con Tavares, los seis capítulos que favorecen a las pymes de la industria de TI son aquellos relacionados con las compras del sector público, comercio electrónico, ciberseguridad, derechos de autor y propiedad intelectual, buenas prácticas y pymes.

En el caso de las contrataciones públicas, por ejemplo, de acuerdo con Tavares, el hecho de que las empresas que provean a los gobiernos tanto de Estados Unidos como de México —Canadá no suscribió esta parte del acuerdo—, ya no tengan que radicar en el país en el que van a ofrecer sus productos beneficia a las empresas pequeñas y medianas en México, que podrán ofrecer productos y servicios de TI al gobierno estadounidense.

Pero es el artículo 25, dedicado específicamente a las pymes mexicanas, el que según el abogado aplica a 99% de la cadena de suministro de la industria de TI en México. “Tú como una empresa mexicana certificada en determinados procesos o servicios ahora puedes ir a dar también ese servicio a Estados Unidos”, dijo.

[email protected]

kg