Cuatro de las compañías tecnológicas más grandes a nivel global se reunieron para discutir sobre la privacidad y los procesos que ejecutan para proteger los datos de sus usuarios en el tercer panel El futuro de la privacidad y la tecnología: desafíos y posibles soluciones de la Asamblea Global de Privacidad 2021, cuyo anfitrión es el instituto garante de la protección de datos personales en México, el Inai

Además de las posturas institucionales de cada una de las grandes tecnológicas, sus directores de privacidad calentaron la conversación hablando acerca de temas coyunturales como la participación de las compañías en la respuesta de los gobiernos a la pandemia de Covid-19 y las controversias que han tenido que sortear al respecto de varios de sus productos como es el caso de las tiendas de aplicaciones AppStore y PlayStore y la suspensión del desarrollo de la aplicación Instagram para niños y adolescentes. 

Para Jane Horvath, directora de Privacidad de Apple, si bien es común agrupar a las grandes empresas tecnológicas en conceptos comunes como las GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon), respecto a la privacidad cada una es diferente y sus modelos de negocios son distintos. De acuerdo con Horvath, para Apple la privacidad es una garantía individual y un valor corporativo básico.

“Estamos dedicados a resguardar la privacidad. No es algo que hablemos por publicidad. Apple se concentra mucho en que cada uno de nuestros equipos, de producto, de seguridad, de ingenieros, esté involucrado con la privacidad”, dijo y puso como ejemplos a algunos de las funciones que incluye el producto insignia de la compañía,  el iPhone, cuya aplicación Maps genera un identificador para que los dispositivos se comuniquen con Apple sin que se guarde la ubicación de los usuarios. 

Lo mismo ocurre con los datos sensibles necesarios para la operación del dispositivo, como la huella dactilar y el reconocimiento facial, cuyos datos se almacenan solamente en el interior del dispositivo, una función que también se agregó al procesamiento de audio a partir de la versión 15 del sistema operativo iOS.

Erin Egan, vicepresidenta de Políticas Públicas y directora de Privacidad de Facebook, dijo que si la propia compañía no protege la privacidad de las personas y sobre todo, si sus usuarios no confían en que están protegiendo su privacidad, Facebook no seguirá existiendo como negocio.

“Creemos que las tecnologías para mejorar la privacidad serán tan fundamentales para internet como el microchip lo es para las computadoras. Son complejas y su desarrollo es costoso pero creemos que serán la base del internet en el futuro, y estamos comprometidos a invertir en ellas”, dijo.

A lo largo de su charla, Egan hizo énfasis en uno de los productos en los que Facebook está apostando muchos recursos, el Metaverso, al grado que recientemente anunció la contratación de 10,000 personas para el desarrollo de este nuevo mundo virtual en la Unión Europea. La directiva dijo que el metaverso no es algo que Facebook vaya a diseñar y operar por sí sola.

Su éxito depende de que las compañías desarrollen servicios que funcionen juntos y en distintas plataformas; tiene que ser una colaboración entre empresas, reguladores y miembros de la sociedad civil”, dijo.

Keith Enright, director de Privacidad de Google, dijo que las expectativas de los usuarios de las plataformas digitales han cambiado por lo que “la gente quieren más privacidad y seguridadl al mismo tiempo que mejores aplicaciones y experiencias que en el pasado”. Por esta razón, añadió, la compañía mantiene el mismo nivel de inversión tanto en el cumplimiento regulatorio en materia de privacidad como en la tecnología que desarrollan. 

 Enright aseguró que Google basa su enfoque sobre la privacidad en tres principios que orientan todo el desarrollo de la compañía: 

  1. Seguridad incorporada por diseño
  2. Tratar con responsabilidad a los titulares de los datos
  3. Participación constructiva con los reguladores de todo el mundo

Damien Kieran, director de Privacidad de Twitter, dijo que la compañía no solo está enfocada en desarrollar aplicaciones que aborden el problema de la privacidad desde su diseño sino en que sean respetuosas con sus usuarios y con la sociedad. Aseguró que Twitter vigila que sus procesos operativos no puedan implicar riesgos como la exclusión tecnológica o la violación de los derechos civiles de las personas.

“Buscamos construir tecnologías que sean servicios respetuosos; así como desarrollar esos productos y servicios para habilitar un diálogo sano, lo que significa entender con respeto las distintas interpretaciones sobre la privacidad”, dijo.

Pandemia de Covid-19

Los representantes en materia de privacidad de estas grandes compañías tecnológicas también hablaron de la responsabilidad que tuvieron con el surgimiento de la emergencia sanitaria que provocó la pandemia de Covid-19 en todo el mundo. Dos fueron los temas relevantes en este sentido: la colaboración con gobiernos y entidades públicas de todo el mundo para la entrega de datos de movilidad y el rastreo de contagios y la moderación de contenidos con el fin de evitar la desinformación acerca del coronavirus.

Tanto Jane Horvath, de Apple, como Keith Enright, de Google, dijeron que desde el comienzo de la pandemia se enfrentaron al reto de  mantener distribuidos sus recursos en todo el mundo, con el fin de liberar conjuntos de datos de datos anónimos para que cada gobierno pudiera tener acceso a la misma información sobre la movilidad de sus usuarios. Algo que también ocurrió en el caso del desarrollo de una nueva tecnología para permitir el rastreo de contagios sin afectar la privacidad de los clientes de ambas compañías. 

Algo similar dijo Erin Egan de Facebook, quien enfatizó que las empresas se vieron muy presionadas para contribuir al esfuerzo de los gobiernos durante la pandemia para compartir datos, lo que les obligó a establecer un modelo de privacidad diferencial también para el caso de los datos referentes a la movilidad, con mapas de rango de movimiento que incluyeron datos anónimos agregados de países como México, Indonesia y Gales.

La directiva de la compañía fundada por Mark Zuckerberg dijo que otro de los retos durante la pandemia de Covid-19 fue la eliminación de contenido nocivo, algo de lo que también habló el representante de Twitter, Damien Kieran.

Para ser una mesa sobre privacidad que inlcuía a cuatro de las empresas tecnológicas más grandes del planeta, la conversación estuvo marcada por la cordialidad y la institucionalidad. No obstante, hubo ligeras referencias a problemas controversiales que empresas como Facebook y Google han enfrentado en años recientes. Por ejemplo, Erin Egan mostró como un logro el hecho de que la plataforma hubiera tenido que suspender sus planes de lanzar una aplicación de Instagram dedicada a los niños y adolescentes después de que una informante hubiera revelado que la compañía estaba al tanto de los problemas que sus productos causan a sus usuarios pertenecientes a los segmentos de menor edad. De la misma forma, la representante de Apple puso el dedo en la llaga de Google cuando mencionó que las aplicaciones ofrecidas dentro de su AppStore cuentan con un mayor grado de seguridad que las que ofrece su competidor Google en su PlayStore. Y aunque habría sido interesante que estas compañías ahondaran en estos temas polémicos, el tiempo de la Asamblea Global de Privacidad no dio para más.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx