El 2021 no fue lo mismo para el comercio electrónico en México que el 2020. El crecimiento de las ventas digitales se estabilizó, la inflación mermó el consumo a lo largo del año y diciembre despide a este sector con la aprobación de un derecho al aprovechamiento de la infraestructura de la Ciudad de México cuyos principales objetivos son las empresas de venta en línea.

En 2020, las ventas en línea crecieron a una tasa de 81%, el mayor incremento registrado desde que la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) mide la evolución del sector. En 2021, el crecimiento estimado será de 20 a 25%, según Jorge Fernández Gallardo, director ejecutivo de Ecomsur en México.

Ecomsur es un software que permite habilitar una tienda en línea en pocos pasos. La compañía de origen chileno provee la infraestructura para que otros negocios puedan ofrecer sus productos en el canal digital. En contraste con la desaceleración en las ventas en línea entre 2020 y 2021, Ecomsur incrementó en 90% sus nuevas operaciones y el número de clientes que tiene.

Mercado Libre, otra compañía dedicada al comercio electrónico en América Latina, anunció en abril del 2021 que a lo largo del año iba a invertir 1,100 millones de dólares en México. La suma representa un monto mayor al total de lo que la compañía invirtió en los cuatro años más recientes. El destino de estos recursos, según Mercado Libre, sería la ampliación de su red de logística y de su capacidad de almacenamiento; así como sus verticales fintech Mercado Pago y Mercado Crédito.

Después de un año de crecimiento exponencial provocado en buena medida por la pandemia de Covid-19, las empresas de comercio electrónico reinvirtieron las ganancias de 2020 en la consolidación de un mercado que representa 9% de las ventas minoristas totales en México y 6% del PIB nacional. Esta inversión se vio reflejada en el crecimiento de redes de logística a través de empresas de mensajería y de proveedores de software como servicio.

De la misma forma que Ecomsur, empresas como Jokr, Cargamos, Borzo, Pulpo y Moova ampliaron su bandeja de clientes y crecieron sus operaciones. En 2021, Vtex, una empresa de comercio electrónico, llegó al mercado de valores de Estados Unidos para buscar financiamiento, con lo que se convirtió en la segunda empresa latinoamericana en alcanzar este hito, después de Mercado Libre.

Otro fenómeno que muestra el proceso de estabilización e inversión del comercio electrónico en México es que las ventas digitales se mantuvieron durante campañas comerciales como el Hot Sale y El Buen Fin. Mientras que en 2020, El Buen Fin generó, según datos de la AMVO, 36,100 millones de pesos en ventas en línea; en 2021, el comercio por internet dejó 31,700 millones de pesos.

Jorge Fernández, de Ecomsur, asegura que el desempeño del comercio electrónico durante El Buen Fin fue relevante debido a que, pese a que la campaña duró cinco días menos, las ventas son comparables. El directivo aseguró que para el 2022 entre las principales tendencias de este sector se encuentran la renovación de los canales de venta digitales a través de técnicas de marketing como el social selling, el livestream commerce, la digitalización de las tiendas físicas y el modelo de pago Compra ahora y paga después (Buy Now, Pay Later).

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx