ByteDance, la empresa matriz china de la popular TikTok, ha ofrecido vender la rama estadounidense de esa aplicación, tal como pretende el gobierno de Estados Unidos, celoso en la protección de sus datos reservados, según el diario The New York Times.

Varios medios de prensa aseguran que la gigante tecnológica Microsoft está en negociaciones avanzadas para comprar TikTok, aplicación de videos de entretenimiento que dispone de casi 1,000 millones de usuarios en el mundo.

Después de semanas de rumores y presiones, el presidente Donald Trump anunció el viernes que iba a prohibir la actividad de la red social en su país.

La Casa Blanca había indicado horas antes que Trump se aprontaba para firmar una orden oficial para obligar a ByteDance a separarse de TikTok, en nombre de la protección de la seguridad nacional.

Washington sospecha que la firma estadounidense puede ser utilizada por la inteligencia china para realizar espionaje y robar datos secretos, lo que la compañía siempre ha negado firmemente.

La popular aplicación de videos entre los jóvenes tiene alrededor de mil millones de usuarios en todo el mundo.

La plataforma es objeto de una investigación de CFIUS, la agencia estadounidense encargada de vigilar que las inversiones extranjeras no supongan riesgo para la seguridad nacional.

Funcionarios y legisladores estadounidenses expresaron en las últimas semanas su preocupación por la posibilidad de que TikTok sea utilizado por China con fines de espionaje, pero la compañía ha negado cualquier vínculo con el gobierno de Pekín.

Steven Mnuchin, el secretario estadounidense del Tesoro, dijo el miércoles 29 de julio que haría una "recomendación" sobre la plataforma a la Casa Blanca esta semana.

Seguridad nacional

TikTok ha tenido que defenderse a menudo de sus vínculos con China, donde ByteDance posee una aplicación similar pero con otro nombre. Siempre ha negado que comparta información con las autoridades chinas y aseguró que no tiene la intención de aceptar peticiones en este sentido.

Hace unos días, TikTok se comprometió a tener un alto nivel de transparencia y a permitir el control de sus algoritmos para tranquilizar a usuarios y reguladores.

"No somos políticos, no aceptamos publicidad política y no tenemos una agenda política; nuestro único objetivo es seguir siendo una plataforma dinámica para que todos la disfruten", dijo el directo ejecutivo de TikTok, Kevin Mayer, esta semana.

"Todo el sector de actividad está siendo examinado con atención y con razón. Debido a los orígenes chinos de la empresa, estamos siendo examinados todavía con más atención. Lo aceptamos y aceptamos el reto", dijo Mayer.

James Lewis, jefe del programa político de tecnologías en el Center for Strategic and International Studies, cree que el riesgo de seguridad por utilizar TikTok es "cercano a cero". En cambio, "pareciera que ByteDance podría estar sometida a presión por Pekín", declaró.

La red social también está en la mira en otros países. India la puso al frente de una lista de 59 aplicaciones que prohibió el 30 de junio en su territorio, para "garantizar la seguridad y la soberanía del ciberespacio indio".

Pakistán, país musulmán muy conservador, lanzó recientemente una "última advertencia" a la aplicación para que retire de su plataforma contenidos considerados "inmorales, obscenos y vulgares".

kg