El uso del blockchain está ganando terreno en la educación media superior alrededor del planeta. Una universidad mexicana se ha sumado a esta ola de instituciones académicas innovadoras que están implementando esta tecnología en otras áreas y aprovechando el potencial de seguridad y confiabilidad que ofrece el blockchain. El Tecnológico de Monterrey será la primer universidad mexicana que permitirá a sus estudiantes tramitar su título profesional con ayuda del blockchain. 

“Siempre estamos viendo como podemos innovar en el uso de tecnología”, dice David Garza Salazar, rector del Tecnológico de Monterrey sobre el proyecto que se acaba de implementar para los alumnos que se graduarán en este ciclo escolar. 

“Empezamos a ver que [el blockchain] se puede usar se puede usar para aspectos de documentos legales, sin la necesidad de tener un intermediario y que esos documentos legales pudiesen validarse”, dijo Garza Salazar en entrevista telefónica con El Economista. 

La tecnología del blockchain funciona como un libro de registros digitales descentralizado, actualmente su uso más frecuente se da en las criptomonedas. Esta tecnología utiliza una estructura de datos distribuida, donde los registros se encuentran en una red que está replicada en múltiples ubicaciones. Gracias a esta red descentralizada, el blockchain elimina una autoridad central sobre los registros y crea un modelo altamente seguro cuya integridad se basa en la confianza de todos los participantes.

De acuerdo con el Horizon Report 2019 de EDUCAUSE, el uso del blockchain en instituciones de educación superior, ya está presente en universidades como la Central New Mexico Community College, el Massachussets Institute of Technology (MIT) y la Universidad de Nicosia en Chipre. El MIT comenzó desde el 2015 a utilizar esta tecnología para la emisión de certificados digitales. 

“Hicimos una primer prueba piloto en la cual se emitieron 350 títulos con esta tecnología, vimos todos los aspectos logísticos, lo que implicaba y que efectivamente tuviésemos los elementos de seguridad. Esto se conjugó con el hecho de que formamos parte de un consorcio de nueve universidades —dentro de las que se encuentran el MIT (Massachusetts Institute of Technology), Harvard, UC Berkeley, la Universidad de Toronto, entre otras—, orientado hacia el desarrollo y la evolución de un concepto técnico que se llama, blockcert, que está asociado con la tecnología del blockchain y que se usa mucho para este tipo de aplicaciones”.

Los blockcerts son un estándar abierto que permite la creación, emisión, revisión y verificación de registros basados en blockchain, incluyendo credenciales académicas, certificaciones y actividades profesionales. 

“A inicios de este semestre mi equipo me informó que ya estábamos listos para que todos nuestros alumnos que se graduaban pudieran acceder a estos [títulos emitidos con blockchain] si así lo deseaban”. 

Actualmente, sólo los estudiantes que se titulen este año podrán hacer este trámite con ayuda del blockchain, pero para el 2020 prevén abrir el servicio a sus más de 250,000 graduados.

Aplicaciones en titulación y certificación

El Horizon Report 2019 prevé que la adopción de los asistentes virtuales digitales y el uso del blockchain cobrarán un uso más generalizado en la educación superior en los próximos cinco años. Además las instituciones de educación superior ya están investigando la forma en cómo se puede utilizar el blockchain para la emisión y gestión de expedientes académicos, contratos inteligentes, credenciales, diplomas y certificaciones. Los programas de educación continua también adoptarán de manera generalizada esta tecnología.  

Para David Garza, uno de los objetivos que el Tecnológico de Monterrey es que el uso del blockchain también se pueda aplicar en otras instituciones académicas del país como la Secretaría de Educación Pública y analizar “cómo podemos apoyar para que más instituciones puedan adoptar esta tecnología, y que la misma secretaría pueda adoptarla, dijo”. 

El plan es que esta tecnología se pueda implementar no sólo para obtener los títulos universitarios sino que también se pueda implementar en otro tipo de credenciales para sus alumnos, “que se las puedan llevar los alumnos de nuestros programas formales, así como los de los programas de educación continua y que tengan la tranquilidad de que a donde vayan podrán mostrarlo como una credencial verificable”.

“Como institución educativa siempre vemos la necesidad de empujar para que estas tecnologías, a las que les vemos un alto potencial, puedan rápidamente adoptarse en distintos sectores de la sociedad”, agregó David Garza. 

[email protected]