El jefe de UBS, Oswald Gruebel, predijo moderados retiros de activos en el corto plazo, dado que los resultados mejores a lo esperado del banco gradualmente empiezan a elevar la confianza de los clientes y la moral de los asesores de riqueza.

Los robustos ingresos de renta fija y mayores márgenes de administración de riqueza ayudaron a UBS a reportar el martes una ganancia neta para el primer trimestre de 2,200 millones de francos suizos (2,000 millones de dólares).

En una señal de que la reestructuración de Gruebel está dando algunos frutos, la ganancia neta superó a un pronóstico de 2,000 millones de franco, pese a que UBS había preanunciado una ganancia antes de impuestos y salidas de clientes.

Gruebel dijo que los retiros netos de clientes, que cayeron a 18,000 millones de francos en administración de riqueza y activos, desde 56,000 millones de francos en el último trimestre, y que siguen siendo el mayor dolor de cabeza del grupo, van a permanecer "a niveles relativamente moderados en el corto plazo".

El presidente ejecutivo, contratado en febrero del 2009 para reorganizar al segundo mayor administrador de riqueza del mundo, había dicho previamente que la hemorragia de dinero de clientes ricos duraría varios "trimestres" y nunca había cuantificado en términos tan suaves el nivel de la pérdida esperada.

El presidente financiero, John Cryan, dijo que preveía que la salida de fondos se revirtiera antes de fin de año.

"También hay cierto cambio de mareas en la percepción de UBS", dijo Cryan en una conferencia telefónica.

"Ahora que volvemos a reportar algunas ganancias, los clientes tienden a tener más confianza en nosotros y definitivamente hay señales de que este es el caso", comentó.

UBS, muy golpeado en la crisis por sus apuestas a valores respaldados por créditos de alto riesgo, superó por segundo trimestre consecutivo a Credit Suisse, que anotó una ganancia neta de 2,000 millones de francos y decepcionó a los inversionistas por no alcanzar los resultados de sus rivales de Estados Unidos.

Mejoras graduales

Gruebel indicó que UBS estaba encaminado a cumplir sus metas de mediano plazo para generar ganancias anuales antes de impuestos de 15,000 millones de francos y añadió que esperaba una "mejora gradual en los resultados de administración de riqueza y administración de activos".

El mayor banco de Suizo tuvo que pedir fondos al gobierno para sobrevivir a la crisis y también se enredó en una dura investigación de fraudes tributarios en Estados Unidos, lo que motivó a los clientes ricos a sacar miles de millones de francos de su división clave de administración de riquezas.

La persistente presión de Alemania e Italia sobre las ya debilitadas leyes de secreto bancario de Suiza también afectan al gigantesco negocio de administración internacional de riqueza de UBS.

RDS