Como en otros sectores, en el bancario los requerimientos de los servicios ahora son y serán diferentes, dado que las nuevas generaciones, como los Millennials, tienen gustos y necesidades distintas, expresó Hugo Nájera, director general de desarrollo de negocios de BBVA México.

“Prefieren disfrutar a poseer”, dijo durante su participación en el Open Banking & Blockchain Summit.

En esta línea, cuestionó sobre qué va a pasar con los créditos de auto si las nuevas generaciones no quieren comprar uno; y la misma pregunta la hizo para los créditos hipotecarios, más aún cuando cada uno de estos portafolios representa 5% de los ingresos de la banca en México.

En este sentido, consideró que la banca tiene que repensar la propuesta de valor que ofrece al cliente, algo que BBVA ya realiza, como es el caso de la apertura de cuentas digitales, las cuales ya representan la mitad de las cuentas que se abren en este banco.

“Cuando agarras el móvil y puedes abrir una cuenta (...) eso es una propuesta de valor (...) El modelo empieza a pasar de una sucursal al celular”, dijo.

Impulsar el open banking

El directivo de BBVA agregó que hoy la banca tiene que pasar a donde el consumidor está haciendo su vida, y esto es en medios como las aplicaciones del celular, por lo que destacó la importancia de la banca abierta u open banking, a través de la cual estas instituciones financieras abren sus datos a firmas de otros sectores, para que estos a su vez ofrezcan servicios financieros a sus clientes.

Mencionó como ejemplo la reciente alianza con Uber, con lo que los socios conductores de esta aplicación pueden abrir cuentas de BBVA desde esta plataforma y no necesariamente de la del banco.

Nájera mencionó otros temas en los que este banco está trabajando para ofrecer propuestas de valor agregado a los usuarios, tal es el caso de un buen diseño de la app del banco, lo mismo que el uso de los datos a través de big data, inteligencia artificial y machine learning, y una mayor eficiencia a nivel global.

Sobre este último punto, refirió que una ventaja que tiene BBVA es que es un banco global, y de esa forma se trabaja, ya que los desarrollos que se concretan en un mercado se replican en parte en el resto y no de forma separada.

“Hemos desarrollado tecnología propia sobre APIs que es reutilizada en otros países. Ser un banco global nos lleva ventaja sobre los locales”, señaló.

Indicó que además toda esta estrategia le ha redituado al banco en números positivos, ya que el valor de ventas se ha incrementado en 40% en los últimos tres años.

Positiva regulación en México

Hugo Nájera recordó que en la región de América Latina, sólo México y Brasil tienen una regulación fintech, incluido lo relacionado con open banking, pues comentó que es un ecosistema que en el país viene robusto y lo consideró como complementario más que competencia.

En este sentido consideró que con una regulación la autoridad lo que quiere no es bloquear el desarrollo del ecosistema, sino protegerlo en temas como lavado de dinero, fraudes y en general todo lo relativo con protección al consumidor.