A cinco años de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) implementó el tema de la certificación de oficiales de cumplimiento de las entidades financieras en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, ya son alrededor de 3,300 personas que han logrado obtener el aval de la autoridad en la materia, informó Sandro García-Rojas Castillo, vicepresidente de supervisión de Procesos Preventivos de dicha autoridad.

En una videoconferencia que dio para la Asociación de Especialistas Certificados en Delitos Financieros, el funcionario indicó que, pese a que no todos los sectores del sistema financiero están obligados a tener un oficial de cumplimiento certificado, es deseable que todas las entidades cuenten con uno con el fin de buscar la protección del ecosistema y bloquear el flujo de activos financiero ilícitos.

“Hoy tenemos más de 3,300 personas certificadas, vamos por muchas más, vamos a practicar el décimo tercer examen, empezamos en el 2015”, detalló el funcionario.

Los oficiales de cumplimiento se encargan de tener la adecuada implementación y funcionamiento de un sistema de prevención de lavado de dinero. El mecanismo de la certificación busca que los profesionales en la materia, cuenten con los conocimientos necesarios de acuerdo con estándares internacionales.

En la actualidad, sólo centros cambiarios, transmisores de dinero e instituciones de tecnología financiera  están obligados a tener un oficial de cumplimiento certificado. Sin embargo, el funcionario precisó que en algunos sectores, pese a no estar obligados, ya todas sus entidades cuentan con una persona certificada.

“Toda la banca, todas las casas de bolsa, están certificadas, no sólo con un oficial de cumplimiento sino también su equipo (de prevención de lavado de dinero)”, añadió el funcionario y recordó que México es el único país de América Latina que cuenta con un programa de esta naturaleza.

El funcionario apuntó que, si bien algunas entidades no son obligadas a contar con un oficial de cumplimiento certificado en materia de prevención de lavado, en caso de no tenerlo puede mermar el desarrollo del negocio de una entidad.

“¿Es deseable que las entidades estén certificadas? Por su puesto, si yo fuera oficial de cumplimiento de un banco y llegara una financiera de objeto múltiple, me dijera que quiere abrir una cuenta, una de las preguntas que le haría es ¿estás certificado por la CNBV?, eso me generaría confianza”, detalló García-Rojas Castillo.

El funcionario resaltó que es deseable que esta medida también alcance a las actividades vulnerables, por ejemplo, aquellas organizaciones dedicadas a la comercialización de bienes inmuebles, automóviles, metales y joyas, entre otros, que por su naturaleza están expuestas a delitos de lavado de dinero.

“Si logramos tener cada vez más gente certificada, capacitadas en estos temas, nos cuidamos entre todos, y generamos confianza entre todos”, apuntó el funcionario.

Para este 2020, se tiene contemplada la realización de dos exámenes para la certificación; sin embargo, ante la contingencia, el primero, previsto para el 4 de julio próximo, podría reprogramarse.

Organismos externos involucrados en la certificación:

  • Banco Mundial.
  • Instituto Tecnológico Autónomo de México.
  • Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior.

[email protected]