En el primer trimestre del año, las remesas familiares que enviaron los mexicanos desde Estados Unidos sumaron 5,098 millones de dólares, con lo cual presentaron un aumento de 5.48%, informó el Banco de México.

No obstante, por entidad federativa se reportaron resultados mixtos. El analista Juan Luis Ordaz, de BBVA-Bancomer, observó que los datos confirman que si bien las remesas están repuntando, la recuperación es y será lenta.

En un reporte especial indicó que tan sólo en marzo dichos flujos sumaron 2,049 millones de dólares, 4.8% de incremento, con lo cual se lograron seis meses consecutivos de variaciones positivas.

Los connacionales mandaron a sus familiares en promedio 343.6 dólares, lo que representó un incremento de 5.8%, alcanzando su mayor nivel desde marzo del 2009.

Incluso matizó que, de manera acumulada, en 12 meses se registra una tendencia ascendente desde el segundo trimestre del 2010 y al mes de marzo mantuvo su crecimiento para llegar a 21,536 millones de dólares. Pero es inferior en 17.3% si se compara cuando logró su mayor nivel en diciembre del 2007.

REMESAS POR ESTADO

Con base en los datos del banco central, el analista encontró que en seis estados de la República las remesas se movieron en terreno negativo, sólo cuatro tuvieron variaciones positivas en sus ingresos superiores a 10 por ciento.

Lo anterior se compara favorablemente si se considera que en los dos últimos trimestres del 2009 ninguna entidad federativa tuvo incrementos.

Entre los más favorecidos por los llamados migradólares destacaron Guanajuato, Puebla, Tlaxcala, Durango, Distrito Federal, Baja California y Sonora. Estos recursos disminuyeron en Baja California Sur, Coahuila, Estado de México, Campeche, Tabasco y Chiapas.

Juan Luis Ordaz estableció que los estados que sobresalieron en materia de remesas fue en donde hay redes de migrantes más organizadas. Pero también porque ha mejorado el empleo en la Unión Americana.