Durante el 2017, el sector de las sociedades financieras populares (sofipos), compuesto por 44 entidades en operación, tuvo una ganancia neta de 213 millones de pesos; es decir, 35.7% menos de lo que obtuvo en el 2016, principalmente porque aumentaron los gastos de promoción de estas entidades.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) sobre este sector, durante el 2017 el sector arrojó un saldo de 6,299 millones de pesos en el rubro de gastos de administración y promoción; es decir, un incremento de 16.1% respecto a 5,426 millones de pesos ejercidos durante el 2016.

Para la CNBV, este incremento fue factor para que el sector tuviera una menor utilidad en el 2017 respecto a la del 2016: “Esto se explica principalmente por los incrementos de 873 millones de pesos (16.1%) en los gastos de administración y promoción”, explicó la autoridad en su último reporte sobre este sector.

Además, las estimaciones preventivas para riesgos de créditos también tuvieron un incremento que marginó su utilidad, pues durante el 2017 este rubro arrojó un saldo de 2,025 millones de pesos, esto es, 27.3% más respecto a lo presentado en el 2016.

La CNBV detalla que los impuestos cobrados a la utilidad del sector durante el 2017 se incrementaron en 165 millones de pesos, lo que también generó que este sector ganara menos el año pasado respecto al 2016.

Estos números generaron que al cierre de diciembre del 2017, el rendimiento sobre los activos (ROA) se ubicara en 0.66%; a saber, un porcentaje menor respecto a 1.15% arrojado durante el 2016.

Morosidad también crece

Durante el 2017, la cartera de crédito total de este sector de ahorro y crédito popular arrojó un saldo de 25,269 millones de pesos; es decir, un crecimiento anual de 12.9%, lo que generó que su índice de morosidad (Imor) también tuviera un crecimiento al ubicarse en 10.32%,

mayor respecto a 9.84% logrado en el 2016.

“Los créditos de consumo presentaron un Imor de 14.77%, 1.24 pp (puntos porcentuales) más que al cierre del mismo mes del año anterior, mientras que los créditos comerciales registraron un índice de 5.82%, 0.65 pp más que un año antes. El Imor de la cartera de vivienda alcanzó 22.64%, siendo 5.28 pp menor que el reportado en el mismo mes del 2016”, detalló el organismo presidido por Bernardo González Rosas.

Este crecimiento en su cartera de crédito hizo que durante el 2017 los activos del sector arrojaran un saldo de 34,131 millones de pesos; es decir, un crecimiento anual de 9.1 por ciento.

“La cartera de crédito significó 74.0% (de los activos del sector) con un saldo de 25,269 millones de pesos y un crecimiento anual de 12.9 por ciento. Las inversiones en valores tuvieron una participación de 10.6% y un decremento de 2.6% respecto a diciembre del 2016 para alcanzar un saldo de 3,631 millones de pesos”, indicó el órgano regulador.

Respecto a los pasivos del sector, éstos arrojaron un saldo al cierre de diciembre del 2017 de 27,541 millones de pesos, esto es, un aumento anual de 9.6%, esto debido a que el ahorro tradicional presentó un saldo de 21,062 millones de pesos, lo que significó un crecimiento anual de 4.1 por ciento.

Dentro del ahorro tradicional, los depósitos a plazo sumaron un saldo de 16,428 millones de pesos; es decir, un crecimiento anual de 5.8%, mientras que los de exigibilidad inmediata presentaron un saldo de 4,233 millones de pesos, o sea, un decremento anual de 1.7 por ciento.

“Los depósitos a plazo representaron 78.0% de la captación tradicional con un saldo de 16,428 millones de pesos y un incremento anual de 5.8 por ciento. Por su parte, los depósitos de exigibilidad inmediata conformaron 20.1% de dicha captación con un saldo de 4,233 millones de pesos y un decremento anual de 1.7%”, precisó la autoridad.

[email protected]