En el segundo día del parlamento abierto sobre el análisis de la iniciativa de reforma a la Ley del Banco de México (Banxico) que, a grosso modo, lo obligaría a comprar el excedente de dólares en efectivo, representantes de la banca comercial volvieron a alertar sobre los riesgos que representaría la aprobación de la propuesta tal y como está.

Carlos Serrano, economista jefe de BBVA México, destacó que la aprobación, tal y como se avaló en el Senado de la República, podría constituir un grave riesgo para la estabilidad financiera del país.

Ante legisladores, explicó que, por una parte, el tipo de cambio tendría una depreciación “posiblemente permanente”, lo cual, dijo, ya se pudo corroborar cuando se aprobó la iniciativa en el Senado, lo mismo que cuando se suspendió la discusión en diciembre pasado.

Serrano onsideró que es muy factible que la calificación soberana de México pudiera ser degradada. “Una de las tres principales calificadoras de riesgo crediticio en el mundo, mencionó que esta iniciativa podría ser o constituir un evento negativo para la calificación de nuestro país”.

Puntualizó que con la iniciativa, las tasas de interés a las que podría contratar deuda el país se aumentarían, lo que a su vez significaría que el costo de los créditos para el gobierno, banca, empresas y familias, se encarecería.

“El gobierno de nuestro país tendría más problemas para contratar crédito y con ello los programas de apoyos sociales que el gobierno puede estar otorgando se encarecerían y de la misma manera a una familia o una empresa que quiera contratar un crédito, lo tendría que hacer en peores condiciones como resultado de una degradación crediticia que se podría dar con esta iniciativa”, puntualizó.

“Lo que ya ha quedado claro es que mercados y calificadoras piensan que así sería y esto podría tener una grave repercusión en la estabilidad económica de nuestro país”, dijo.

En peligro, relación con otros bancos centrales

El economista jefe de BBVA añadió que las relaciones que tiene el Banxico con otros bancos centrales del mundo, pero en especial con la Reserva Federal de Estados Unidos, podría ponerse en peligro.

“El banco central de nuestro país tiene una enorme reputación en los mercados internacionales con otras contrapartes, y nos parece a nosotros que esta iniciativa podría afectar dicha reputación porque tendría la posibilidad de tener un resultado en el que dólares en efectivo de procedencia ilícita entraran a dicha institución”, puntualizó.

Resaltó que el Banxico es hoy un pilar de la estabilidad económica del país, por lo que consideró que esto no debe ponerse en juego, cuando hay otras alternativas para solucionar la problemática del excedente de dólares en efectivo. 

“El sistema bancario hoy ya recibe los dólares a los que hace referencia la iniciativa, si el problema radica en una falta de infraestructura en algunos puntos del país para que el sistema bancario pueda recibir estos dólares, ataquemos este problema, construyamos esa infraestructura, pero no implementemos una iniciativa que puede poner en juego la reputación de nuestro sistema bancario”, subrayó.

Además, dijo, la iniciativa como tal, va contra la intención de reducir el uso del efectivo, e iría en dirección opuesta a lo que se busca en materia de inclusión financiera.

Generar condiciones para que participen más bancos corresponsales

Raúl Martínez-Ostos, vicepresidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) y presidente y director general de Barclays México, expuso por su parte que si se quiere atender a los migrantes y trabajadores mexicanos para que puedan canjear sus dólares o moneda extranjera a tipos de cambio competitivos, tienen que generarse las condiciones para que más bancos corresponsales quieran participar en esa actividad.

Precisó que el mercado de corresponsalías extranjeras no es un monopolio, y que la razón por la que más bancos no participan, se debe principalmente a que los ingresos que generan en este negocio, no justifican los riesgos regulatorios y reputacionales asociados a dicha actividad.

“El pasar la responsabilidad del canje de moneda extranjera al Banco de México, no solo pone en riesgo su autonomía y sus atribuciones, sino que abre la puerta a mayores riesgos regulatorios y reputacionales vistos desde afuera y por consiguiente, aleja a los bancos corresponsales extranjeros que potencialmente pudieran ofrecer este servicio en México. Lo que tenemos que hacer es lo contrario, crear los incentivos para que más corresponsales extranjeros quieran participar en este mercado”, dijo.

En este sentido, Martínez-Ostos planteó crear una agenda binacional, al establecer un canal de comunicación formal, estrecho y continuo entre legisladores, bancos y demás participantes nacionales e internacionales, para atender las preocupaciones en el extranjero.

Preocupación a que se vulnere autonomía

Raúl Martínez-Ostos mencionó que aunque hoy, pese a todo, hay una perspectiva positiva en los mercados sobre la economía mexicana, también se ha mostrado una preocupación generalizada sobre la posibilidad de que se ponga en tela de juicio la autonomía del banco central.

“De aprobarse la reforma, se generaría una percepción muy negativa sobre el riesgo México, afectando las principales variables de nuestro país”, enfatizó.

kg