El Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) está por presentar un programa para la recuperación de vivienda abandonada. Sin embargo, en su primera etapa, que abarcaría un periodo de tres años, sólo se rescataría 26% del total de unidades en situación de abandono.

De acuerdo con Carlos Martínez Velázquez, titular del Infonavit, en el país existen alrededor de 650,000 casas que tienen una condición de abandono, de las cuales se prevé su recuperación en una primera fase de 171,000 unidades distribuidas en 46 polígonos en todo el país.

“La primera etapa del programa lo estimamos sacar (en) los primeros tres años del gobierno, ir recuperando estas viviendas y sobre todo tener estos proyectos integrales de desarrollo, es muy importante hacer ese acompañamiento”, explicó el funcionario.

“Primero —añadió— detectamos las (casas) que actualmente ya tienen los servicios puestos. Muchas unidades habitacionales en todo el país ni siquiera tienen agua, entonces es mucho más difícil recuperarlas en una primera etapa”.

Martínez Velázquez detalló que el problema de vivienda abandonada en el país se originó, en parte, por el modelo de desarrollo urbano de las administraciones pasadas que no tuvo el control sobre el crecimiento de las ciudades.

“Esto (la vivienda abandonada) tiene muchas vertientes, parte de tener un modelo de desarrollo urbano que no tuvo control durante mucho tiempo, sobre todo en los sexenios de (Vicente) Fox y (Felipe) Calderón no hubo control; hubo desarrollos que se encontraban a kilómetros de los centros de trabajo, que no tenían servicios, en general este tipo de problemas”, comentó Martínez Velázquez.

El titular del Infonavit enfatizó que desde su llegada a la dirección de la hipotecaria del Estado, en diciembre pasado, se detectó que el modelo de subasta de vivienda abandonada, que tenía el sentido de la recuperación de las unidades, no funcionó para su rescate, aunque hubieran sido rehabilitadas y reinsertadas al mercado por los desarrolladores.

“Antes simplemente se subastaban las casas y le decían a una empresa: ‘Oye, recupéralas y vuélvelas a vender’, pero eso generaba el mismo problema, porque vendían paquetes de 100 casas, recuperaban esas 100 y quedaban bien, las vendían, pero el resto estaba abandonado y nadie quiere vivir en un entorno abandonado”, dijo el funcionario.

En este contexto, Martínez Velázquez recordó que en diciembre pasado, el esquema de subasta de vivienda abandonada fue suspendido y, en su lugar, se presentará el programa Nacional de Recuperación de Vivienda Abandonada.

Recuperar entorno

El funcionario adelantó que uno de los componentes de este nuevo esquema no sólo será la rehabilitación de las casas en abandono, sino también la recuperación del entorno urbano.

Ante ello, Martínez Velázquez ha adelantado que, en esta inversión, los desarrolladores tendrían un papel fundamental, ya que estos 46 polígonos identificados en esta primera etapa serían licitados para la Iniciativa Privada, que rehabilitaría las unidades, pero también se buscaría el compromiso de gobiernos locales en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

“Eso lo vamos a presentar en esta primera quincena (de junio), no quisiera adelantar más detalles, pero es un programa muy ambicioso que vamos en coordinación con la Sedatu, con los alcaldes e Infonavit y con la Iniciativa Privada, que va a ser también un aliado para poder recuperar todas estas viviendas”, indicó el funcionario.

Martínez Velázquez enfatizó la labor de los gobiernos municipales para este programa, pues ellos tendrán que actualizar sus planes de desarrollo urbano y vivienda, donde se incluyan a los polígonos detectados en abandono y así proveerles de los servicios que les hagan falta.

[email protected]