El Producto Interior Bruto (PIB) de Japón creció 1.4% a ritmo interanual en el tercer trimestre del 2017 gracias, sobre todo, al avance de las exportaciones, informó hoy el Gobierno.

Entre julio y septiembre, la tercera economía mundial se expandió a su vez 0.3% en términos reales con respecto al trimestre precedente, lo que supone su séptimo avance trimestral consecutivo, según los datos publicados hoy por la Oficina del Gabinete.

Durante el segundo trimestre del año, el PIB japonés había avanzado 2.5% interanual y 0.6% con respecto al primer trimestre.

Los datos, que superan ligeramente las previsiones de la mayoría de los analistas, reflejan el periodo más largo de crecimiento continuado de la segunda economía de Asia en dieciséis años.

El componente que más contribuyó al nuevo alza del PIB fueron las exportaciones, uno de los principales motores de la economía nipona, que se incrementaron en 1.5% intertrimestral y 0.6% interanual.

En cambio, el gasto de los hogares, que representa en torno a 60% del PIB japonés, decayó 0.5% respecto al trimestre anterior y 1.8% en comparación con el periodo julio-septiembre del 2016.

La inversión de capital corporativo -otro componente clave de la estrategia económica del actual Gobierno del primer ministro, Shinzo Abe, para estimular la recuperación- creció 1.0% interanual y 0.2% intertrimestral.

Asimismo, la evolución de la inversión pública, también incluida entre las palancas de crecimiento de "Abenomics" -el agresivo programa de reforma económico impulsado por Abe-, retrocedió 9.7% con respecto a un año antes y 2.5% frente al trimestre anterior.

Los datos confirman la buena marcha de la economía de Japón apenas un mes después del triunfo electoral de Abe, en unos comicios adelantados que fueron convocados por el líder conservador con el argumento de revalidar su mandato para ultimar la implementación de su programa económico, entre otros motivos.