Los mercados están actuando en contra de España, más por una situación sicológica, que por la contundencia de la información económica, advierte Carlos Ponce, director de análisis en Ixe Casa de Bolsa.

Consultado por El Economista, evidencia que está muy reciente la referencia de la crisis financiera de Estados Unidos, cuando las autoridades rescataron a algunas instituciones y luego, dejaron quebrar a Lehman Brothers.

Parece que tienen la referencia muy reciente, y la asociación que hacen es muy parecida, en el sentido de que hoy tienes a un grupo de países que deciden apuntalar a Grecia, con un crédito tres veces mayor al que originalmente se había creído y la pregunta es, si llegara a haber más países con algún problema que requirieran ayuda financiera ¿les van a prestar a todos? Y dos ¿Y un país de mayor tamaño requerirá una ayuda mayor? Y ahí es cuando viene el tema de España , respondió a pregunta expresa.

Y es que según estadísticas del Banco Mundial, Grecia apenas aporta 3% a la economía regional, mientras España sostiene el 12% de la actividad productiva en la Eurozona.

El punto es que aún cuando hay países que tienen una deuda mayor a la de España en la región, el temor de que aquella economía requiera apoyo financiero puede significar un mayor impacto economía regional, aclara.

Sin riesgo observable Y es que al revisar los niveles de deuda pública, déficit fiscal y los precios en los que se están negociando los seguros contra el pago de deuda pública (Credit Default Swaps, CDS), a cinco años, no hay evidencia de que España esté en riesgo de caer en una situación similar a la de Grecia.

Todavía ayer, los inversionistas pagaron más por los CDS a cinco años de Portugal que por los de España.

Mientras los swaps portugueses se negociaron en 331,470 dólares, los que protegen a la deuda soberana española se cotizaron en 211,760 dólares.

Si se toma en cuenta el nivel de deuda, como proporción del PIB, resulta que la española es la menos grande entre los países del mediterráneo emproblemados, es decir Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España.

ymorales@eleconomista.com.mx