La Fiscalía Financiera de París ha anunciado este martes que la filial suiza del banco británico HSBC se ha comprometido a pagar al Estado francés 300 millones de euros para evitar un juicio en el país galo por blanqueo agravado de fraude fiscal.

El acuerdo es el primer convenio judicial de interés público que se firma en Francia y fue validado por el Tribunal de Gran Instancia de París.

La filial suiza de HSBC, HSBC Private Bank Suisse, fue imputada el 18 de noviembre del 2014 por captación ilícita de clientes en Francia y blanqueo agravado de fraude fiscal.

Se le reprocha en particular haber captado a contribuyentes franceses y haberles aportado los mecanismos para escapar del fisco galo.

La cantidad de dinero que se le habría escapado a las arcas francesas, según el comunicado de la Fiscalía, sería superior a 1,600 millones de euros.

En el origen de este caso están los documentos que el informático Hervé Falciani entregó en el 2009 a las autoridades francesas sobre unas bases de datos que había obtenido cuando trabajaba para HSBC en Suiza.

Con la firma del convenio judicial, que permite a la compañía encausada negociar una multa y evitar el juicio, la banca reconoce la existencia de los hechos que se le reprochan y se pone fin a las pesquisas emprendidas por el fiscal contra la filial.

Cabe recordar que en la lista que difundió Falciani en el 2009 también se encontraban el fallecido Emilio Botín, presidente de Santander, y el corredor de autos emili Alonso, así como los reyes de Marruecos y Jordania —Mohammed VI y Abdallah II, un primo del dictador sirio Bashar al-Asad, Diego Forlán, Michael Schumacher y Valentino Rossi.