Para la fintech Fondeadora, la cual fue sancionada recientemente por abrir cuentas de depósito de forma remota a nombre de la sociedad financiera popular (sofipo) Financiera Sustentable (Finsus), sin contar con el aval de la autoridad, el que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tenga un actuar estricto con nuevos modelos de negocio es con la finalidad de proteger a los usuarios.

Directivos de la plataforma, aclararon que luego de la sanción que recibió Fondeadora, la relación con Finsus se limitó y comenzó una nueva etapa con otra sofipo, Apoyo Múltiple, con la finalidad de darle una protección a los recursos de sus clientes.

“México viene de temas muy difíciles en cuanto a protección bancaria, luego de las grandes crisis, donde tus ahorros se perdían, de repente los bancos quebraban y no tenías a quién reclamarle... Que la CNBV sea estricta con nuevos jugadores fintech tiene que ver con ese legado. Obviamente hay cosas que mejorar, pero la principal preocupación debe de ser la protección al usuario”, comentó René Serrano, cofundador de Fondeadora.

Recientemente, la CNBV publicó distintas sanciones para plataformas fintech. A Fondeadora la sancionó por 844,900 pesos por faltas a la Ley de Ahorro y Crédito Popular al recabar datos e información y realizar identificación de una sofipo, para la apertura no presencial de cuentas de depósitos sin  autorización del regulador.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx