El director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Recaredo Arias Jiménez, informó que las aseguradoras pagarán unos 28,500 millones de pesos tras los sismos de septiembre del 2017.

En entrevista desde Londres, el directivo explicó que esta cifra se puede ajustar en los próximos meses al alza o a la baja.

“Tenemos una estimación aproximada de 28,500 millones de pesos y creemos que esta cifra no debería cambiar mucho, pero todavía puede tener ajustes hacia arriba o hacia abajo”, precisó.

La cifra inicial que dio la AMIS en noviembre del 2017 era de 16,000 millones de pesos, pero se ha ido ajustando conforme se han ido evaluando los daños.

El director de la AMIS señaló que se “vio rebasada” la labor de los Directores Responsables de Obra, que son los que dan el dictamen final de si el inmueble debe ser demolido o reparado.

“Esto ha atrasado el pago y nos está afectando. Por fortuna hay un nuevo comisionado de la Reconstrucción. Tuvimos una junta con él y el presidente de la Condusef la semana pasada y establecimos una mesa de trabajo para agilizar los dictámenes”.

La asociación trabaja en la búsqueda de herramientas de seguros eficaces y “busca mecanismos en el que el valor por el que están aseguradas las casas se acerque al valor comercial, pero que no tenga tampoco un fin especulativo”, mencionó Arias Jiménez.

La lección de los terremotos del 2017 es que más personas en México se aseguren, “ya que estamos en un país sujeto a muchos fenómenos naturales y es muy importante resguardar y proteger el patrimonio de nuestras familias”.

“Falta una cultura del seguro en México. Hay resistencias, pero a veces también se rompen paradigmas”, con la venta de casi 11 millones de pólizas de seguros de vida en microseguro a personas de muy bajos recursos económicos, aseguró el director general de la AMIS.

En México sólo 27% de las viviendas está asegurado, de las cuales 7.0% lo hacen de manera voluntaria y 20% corresponde a viviendas hipotecadas.

Arias Jiménez comentó que este es un buen momento para asegurar los inmuebles ya que las aseguradoras ofrecen primas accesibles.

El director general de la AMIS estuvo en días pasados en la ciudad de Londres para representar a la industria de los seguros en el foro de negocios “Mexico Day”, en donde expuso las perspectivas del sector para este año y la afectación de huracanes, terremotos y tormentas tropicales del 13 de agosto al 20 de septiembre del 2017.

Explicó que este tipo de eventos tardan internacionalmente entre 18 y 24 meses en cerrarse por completo, “sobre todo lo que es infraestructura pública y grandes instalaciones, por ejemplo empresas, industrias y hoteles”.

Al mes de febrero del 2018 la AMIS había recibido 67,600 reclamos en el sector de Propiedad (Property), de las cuales se pagaron 62%, explicó durante su exposición en el pánel de “Seguro y Reaseguro”.

El 2017 fue el segundo año con más pérdidas por daños de fenómenos naturales y la primera vez que el sector no creció a ritmos de lo esperado.

“Esperamos recuperar en el 2018 un crecimiento de 6.5% en términos reales y aun considerando el periodo electoral que hace que en algunos casos la economía no crezca al ritmo esperado”.

Reconoció que es un año “muy retador”, porque “estamos terminando los pagos por todos los sismos del año pasado, más los huracanes y por otro lado seguimos con la adaptación a la nueva regulación de Solvencia II”, la nueva normatividad para las compañías de seguros.