En el marco del inicio de El Buen Fin, las dos hipotecarias del Estado anunciaron medidas que mantendrán vigentes algunos meses con el fin de que sus afiliados puedan adquirir una vivienda y así apoyar la demanda en el contexto de la recuperación económica.

Tanto el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) como el Fondo de Vivienda del Issste (Fovissste) implementarán medidas con motivo del inicio del Buen Fin, mismas que se pueden extender hasta inicios del 2021.

“La vivienda como bien duradero y de alto impacto en la economía, necesita también un impulso en su demanda para que pueda generar empleos y satisfactores para las familias”, declaró Carlos Martínez Velázquez, director del Infonavit, en el marco del inicio de El Buen Fin.

Por la parte del Infonavit, este organismo permitirá que los créditos que se otorguen entre el 3 de noviembre de este año y hasta el 23 de febrero del 2021, se puedan comenzar a pagar tres o cuatro meses después del otorgamiento, de acuerdo con la fecha en que se obtenga el aviso de retención.

Asimismo, para los trabajadores que durante este año perdieron su empleo, pero volvieron a insertarse en el mercado laboral formal, no se tomará en cuenta la discontinuidad de sus cotizaciones, con la finalidad de que puedan adquirir un crédito en estos meses.

“El instituto coloca siete de cada 10 hipotecas que se dan en el país, por eso es importante que los trabajadores tengan la seguridad y certeza de que pueden seguir sacando sus créditos al final de este año”, acotó Martínez Velázquez.

Facilidad Fovissste

Por su parte, el Fovissste anunció que, como parte de las promociones de El Buen Fin, aquellos derechohabientes a quienes se les autorice o inicien la formalización de sus créditos bajo el producto Fovissste para Todos entre el 9 de noviembre de este año y el 6 de enero del 2021, no pagarán el avalúo de su vivienda.

De acuerdo con el Fovissste, este crédito es otorgado en pesos en cofinanciamiento con la banca comercial, sin penalizaciones en pagos por adelantado y para definir su monto se toma en cuenta el sueldo base y la compensación garantizada del trabajador, por lo que la cantidad del financiamiento puede llegar hasta los 4 millones 800,000 pesos.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx