El banco holandés ING puso en marcha el cierre de sus operaciones con acciones en Europa central y oriental y que eliminará empleos en la división de banca corporativa en Londres, lo que resultará en la pérdida de cerca de 130 puestos de trabajo.

" Las condiciones de los mercados siguen siendo desafiantes, necesitamos asegurarnos que el banco siga siendo eficiente y competitivo", sostuvo Adrian Simpson, responsable de comunicaciones corporativas para ING en Reino Unido, confirmando la especulación del mercado que hablaba de la pérdida de 100 puestos en Europa del Este.

La mesa de acciones de Moscú también será cerrada, dijo Simpson.

Otros 30 puestos se cerrarán en el área de finanzas corporativas, concentrados principalmente en las oficinas de ING en Londres.

ING mantendrá abiertas sus mesas de acciones en la "importante franquicia" de los países Benelux -Bélgica, Holanda y Luxemburgo-, dijo Simpson en un comunicado.

La operación en el mercado de acciones de Polonia también seguirá abierta, agregó.

Una fuente del mercado cercana a ING en Moscú dijo que los recortes de empleo fueron anunciados el lunes en una conferencia telefónica, después de que la gerencia revisara los resultados del deficitario tercer trimestre a fines de la semana pasada.

La operación en los llamados países Benelux se salvó de los recortes, al igual que Polonia, donde ING tiene una fuerte presencia que representa un tercio de su facturación por acciones, dijo la fuente. Las pérdidas de empleo se extendieron por las oficinas de Londres, Moscú, Praga y Budapest.

Los bancos holandeses han estado recortando empleos y reduciendo sus operaciones internacionales, para intentar devolver al Gobierno el dinero de emergencia que recibieron durante la crisis del 2008.

RDS