Tras afirmar que el saldo de la deuda Fobaproa-IPAB es de 801,736 millones de pesos a la fecha, la senadora Dolores Padierna advirtió que insistirá en que sea la Secretaría de Hacienda la instancia que se encargue de las negociaciones de la deuda.

En la actualidad, explicó en conferencia de prensa, el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB) y la Secretaría de Hacienda negocian la deuda pública, lo que ocasiona duplicidad de funciones y dobles salarios de funcionarios.

Qué es lo que recomendamos: que todo lo que es deuda pase a la Secretaría de Hacienda y sea Hacienda, en una sola ventanilla, la que consolide la deuda y, como sería más grande el monto -o sea se le agregaría 801,000 millones de pesos-, los bonos se pueden negociar en mejores condiciones que solicita Hacienda , dijo.

Consideró que el Instituto se ha dedicado sólo al tema de financiamiento de la deuda a través de la venta de bonos, en lugar de garantizar la capitalización de los bancos y ser una instancia de seguro de los depósitos. Recordó que el IPAB tiene tres fuentes de financiamiento: las cuotas ordinarias y extraordinarias que pagan los bancos, la venta de los activos y el Presupuesto de Egresos de la Federación.

La cantidad de recursos presupuestarios que han entregado en estos 15 años al IPAB son 511,638 millones de pesos y éstos se han canalizado principalmente para el pago de los intereses de la deuda , afirmó. Además, Padierna Luna reprochó que la Junta de Gobierno del Instituto esté desmantelada porque no hay cuatro vocales.

Un órgano tan importante para garantizar el seguro de los depósitos de todos nosotros y del país no puede estar acéfalo. Por eso, la urgencia de hacer los nombramientos en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión , exclamó.

Este martes, dijo, en la Tercera Comisión Permanente, comparecerán los cuatro candidatos a vocales de la Junta de Gobierno del IPAB que propuso el presidente Enrique Peña Nieto: Guillermo Hopkins Gámez, Luis Miguel Montaño Reyes, José Gerardo Quijano León y Óscar Guillermo Levin Coppel.

tania.rosas@eleconomista.mx