El Gobierno argentino anunció el pasado viernes un aumento para las jubilaciones, que será de 13% en el caso de la jubilación mínima, pero que, en el caso de los salarios jubilatorios superiores a 100,000 pesos argentinos (1,630 dólares), el incremento sólo será de 3.8 por ciento.

Según precisó el titular de la Anses, Alejandro Vanoli, durante la conferencia de prensa realizada en Casa Rosada, el incremento se compone de una suma fija de 1,500 pesos (24 dólares) para todas las jubilaciones, y adicionalmente una suba de 2.3 por ciento.

El defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, señaló que pedirá a la justicia que se declare inconstitucional el aumento a los jubilados anunciado el viernes por el gobierno, por considerar que “rompe los criterios de proporcionalidad y equidad”.

“La medida es regresiva porque rompe los criterios de proporcionalidad y equidad. Es muy agraviante para el sistema de seguridad social y para los jubilados”, dijo Semino en diálogo con Radio Mitre.

En este sentido, explicó que “los únicos salarios que crecen son aquellos de las jubilaciones mínimas” y detalló que se trata de un aumento de 197 pesos por mes en el semestre”.

El anuncio llega luego de que el gobierno suspendiera por 180 días el sistema de movilidad de los salarios previsionales instaurado por el gobierno de Mauricio Macri en el marco de la ley de emergencia económica aprobada en diciembre por el Congreso.

Por otra parte, la coalición Juntos por el Cambio, liderada por Patricia Bullrich, criticó duramente el anuncio de aumento y suma fija para los jubilados que impulsó el oficialismo.

A través de un comunicado cuestionó este incremento por considerarlo “discrecional” y hecho “a medida” de las “necesidades políticas y fiscales” del oficialismo, y advirtió que este sistema de actualización de salarios “puede generar una nueva catarata de juicios contra el Estado”.

La asociación político-electoral consideró que, “por primera vez en 10 años”, una administración nacional actualizó “las jubilaciones por decreto, discrecionalmente, según sus necesidades políticas y fiscales del momento”.

“Con los aumentos anunciados, aproximadamente la mitad de los jubilados va a cobrar menos de lo que le corresponde. Es decir, todos los jubilados que en febrero cobraron más de 16,200 pesos recibirán aumentos inferiores a la fórmula establecida por ley”, enfatizó.

Indicó que “un jubilado que cobra el haber medio (20,006 pesos) va a perder más de 1,000 hasta el próximo aumento (353 pesos menos por mes)”. “A un jubilado que cobra 30,000 pesos el gobierno le está quitando 1,278 por mes y su aumento será sólo de 7.3, 4 puntos menos de lo que establece la ley”, destacó.

Evaluó que “el esquema de actualizaciones perjudica especialmente a quienes hicieron aportes a lo largo de su vida laboral y atenta contra el valor del esfuerzo y el trabajo”.

Ante las críticas de Juntos por el Cambio y algunos grupos de jubilados, Vanoli manifestó que “los sectores más vulnerables se están viendo beneficiado” con este aumento y aseveró que entiende “los reclamos, pero hay que tener un poquito de sensibilidad social porque hay gente que se está muriendo de hambre en el país”.