Francfort.- La aseguradora alemana Allianz mantuvo su meta de ganancias para el 2010 tras decir que pagó un promedio superior a los 555 millones de euros (705 millones de dólares) en el primer trimestre por catástrofes naturales como un devastador terremoto en Chile.

Las ganancias netas del primer trimestre de la mayor aseguradora de Europa aumentaron más del triple, dado que los fuertes negocios de seguros de salud y de vida y el de manejo de activos contrarrestaron las solicitudes de indemnizaciones por daños.

"Es demasiado pronto para decir si las solicitudes de pago (por catástrofes naturales) se revertirán a un nivel normal para el año en general, pero las miraremos de cerca", dijo el miércoles el presidente financiero, Oliver Baete.

Allianz apunta a generar ganancias operativas de 7,200 millones de euros en el 2010, con un margen de unos 500 millones de euros más o menos.

Las ganancias operativas trimestrales en seguros de vida y de salud y en manejo de activos creció más del doble.

Sin embargo, las utilidades disminuyeron un 26.5% en el que suele ser el mejor negocio de Allianz, los seguros para las propiedades y los accidentes, que se vio golpeado por las solicitudes de pago por un terremoto de magnitud 8.8 en Chile y una tormenta de nieve en Europa.

La mejora en las ventas de productos de inversión y el alza en las comisiones del manejo de inversiones ayudaron a las ganancias trimestrales de Allianz a aumentar a 1,590 millones de euros, desde los 424 millones de euros del primer trimestre del 2009.

"(Los seguros de) vida y salud, junto con el manejo de activos tuvieron un inicio de año extremadamente sólido", dijo el analista de DZ Bank Thorsten Wenzel en una nota a clientes.

Allianz dijo que esperaba que no hubiese solicitudes significativas por la erupción en abril de un volcán en Islandia y las posteriores interrupciones del tráfico aéreo, o el hundimiento de la plataforma petrolera "Deepwater Horizon" en el Golfo de México.

La aseguradora dijo que no esperaba que la crisis de deuda soberana en Grecia descarrilase la recuperación económica y alabó la red de seguridad de la Unión Europea para mitigar los riesgos de contagio a otros países de la zona euro y al sector bancario.

La firma cerró el primer trimestre con una exposición de 14,300 millones de euros a la deuda soberana de Grecia, Irlanda, Portugal y España, o cerca de un 3.7% de su portafolio total de renta fija de 382,000 millones de euros.