Hoy, aunque gran parte de las remesas que llegan a México lo hace a través de medios electrónicos, su cobro, en la mayoría de las ocasiones, se hace en efectivo en oficinas físicas, lo que representa, entre otras cosas, pérdida de tiempo y dinero para los receptores.

La fintech PagaPhone, que ya tiene pre autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para operar como institución de fondo de pago electrónico, busca que, desde el teléfono celular, los mexicanos puedan recibir, cobrar y administrar sus remesas; pero también busca impulsar la inclusión financiera, pues este año tiene la meta de alcanzar 100,000 cuentas abiertas en esta billetera electrónica o wallet.

Ulises Téllez, director de PagaPhone comenta que se trata de la primera fintech con autorización condicionada de parte de la CNBV, en atender el tema del cobro de las remesas, pues ya se cuenta con experiencia en el tema al tener también, desde hace años, una empresa transmisora de dinero.

“En lugar de ir a hacer cola, trasladarse, llegar a un punto físico, ahora estamos cambiando eso en beneficio de quien recibe la remesa, porque ahora puede cobrarla acá con nuestra aplicación PagaPhone en un instante”, expresa.

En entrevista, explica que con esta opción, se le devuelve al beneficiario de la remesa el control de su dinero, ya que lo puede cobrar en cualquier momento, sin ninguna comisión (ya que ésta se cobra a quien envía), y tenerlo inmediatamente en su cuenta, que también se abre de manera sencilla, sólo bajando la aplicación en el celular y cumpliendo con algunos requisitos como la identificación.

Pero además, refiere, puede realizar pagos desde la aplicación, tal es el caso de servicios públicos, lo mismo que hacer pagos digitales e incluso retiro de efectivo en cualquier cajero automático, ya que se incluye, de manera gratuita, una tarjeta de débito Carnet.

A decir del director de PagaPhone, el que una persona pueda manejar su dinero desde una cuenta digital, le resulta menos caro que hacer transacciones con efectivo. “Es una cuenta que no cuesta. Es algo que debió estar en México desde hace décadas, pero la industria bancaria no ha podido resolver el tema de costos para atender a este segmento”, dice.

A raíz del debate reciente sobre los costos que implica para los connacionales que viven en Estados Unidos enviar dinero a sus familias en México, y lo que representa cobrarlas, se han anunciado, desde el Gobierno Federal y la banca facilidades en la apertura de cuentas tanto para mexicanos en el exterior, como para los beneficiarios de las remesas.

Esto es algo que justamente ya hace PagaPhone al facilitar la apertura de cuentas a las familias mexicanas y que tengan el control de sus remesas. Pero, de acuerdo con Ulises Téllez, el objetivo para el próximo año es que esa opción también pueda otorgársele a los connacionales que mandan el dinero.

Incluir a más mexicanos

El director de PagaPhone destaca la oportunidad que hay de atender a este nicho, dado que hoy hay 50 millones mexicanos que no tienen servicios financieros formales.

En este sentido, la proyección para el 2021 es incluir a más de 100,000 personas en este ecosistema desde la fintech. Hoy, ya tienen alrededor de 30,000 cuentas activas.

“El mercado objetivo es 50 millones de mexicanos que no tienen cuenta, por eso es que nuestra proyección es muy agresiva; vamos a cerrar este año en el orden de las 100,000 cuentas al ritmo que vamos, si no es que más, y de ahí el escalamiento es muy agresivo. Como no se requiere ir a una sucursal a abrir una cuenta, sino sólo un smartphone y hay 110 millones en México, realmente esperamos un crecimiento muy acelerado”, enfatiza.

eduardo.juarez@eleconomista.mx