El gobierno griego no recortará de nuevo las pensiones en el 2019 como estaba previsto inicialmente, anunció este sábado el primer ministro Alexis Tsipras tras el visto bueno de la Comisión Europea.

“La Comisión Europea aprobó (el viernes) el presupuesto griego para el 2019 sin nuevos recortes en las pensiones tras ocho años de austeridad”, dijo Tsipras.

Asimismo, subrayó que éste es el primer presupuesto diseñado por un gobierno electo y no instituciones acreedoras, además de que el cumplimiento de los objetivos fiscales trazados facilita el margen de maniobra del gobierno para generar iniciativas.

Grecia salió a mediados de agosto del tercer plan de rescate de sus acreedores, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que le imponía duros recortes a cambio de financiamiento.

La asistencia financiera se había prolongado durante más de ocho años. Tras el rescate, los indicadores de la economía griega apuntan al optimismo, aunque aún le queda mucho camino por recorrer. El Producto Interno Bruto (PIB) volvió a la senda del crecimiento y la tasa de desempleo, que llegó a rozar 28%, podría cerrar el 2018 en 17 por ciento.

Además, este año la economía griega registró un excedente presupuestario primario (que no incluye el pago de la deuda) superior al previsto, y en septiembre solicitó a sus acreedores no aplicar un nuevo recorte de las pensiones, como habían pedido inicialmente Alemania y el FMI.

La comisión aceptó finalmente la demanda a condición de que Grecia siga respetando sus compromisos, en particular el de mantener entre el 2019 y el 2022 un excedente primario de 3.5% del PIB.

Tsipras, que llegó al poder hace tres años y medio, prometió reducir las políticas de austeridad tras el final del rescate, con la perspectiva de las nuevas elecciones legislativas, previstas en el 2019.