Del 2011 al cierre del 2019, el universo de sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) autorizadas pasó de 63 entidades a 156, es decir, un crecimiento de 147% debido al proceso de consolidación de este sector, que comenzó desde la década de los 90 y se formalizó a partir del 2001.

Según datos más recientes del Fondo de Supervisión Auxiliar de Socaps y de Protección a sus Ahorradores (Focoop), también el número de socios atendidos por entidades autorizadas y reguladas pasó del 2011 al cierre del 2019 de 3.4 millones a 7.3 millones, es decir, un crecimiento de 113 por ciento. Sólo los socios de cooperativas financieras autorizadas cuentan con la protección del seguro al ahorro, que los cubre hasta 25,000 Udis, esto es alrededor de 161,000 pesos.

El proceso de consolidación del sector se dio ante la necesidad de regularlo y evitar quiebres que se dieron en el pasado, como el de las cooperativas Jesús Ocampo Verduzco o la conocida como El Arbolito.

Fue en el 2001 cuando se publicó la Ley de Ahorro y Crédito Popular, donde se establecieron plazos, que vencieron en el 2014, para ordenar al sector y regularse, con el fin de estar supervisado por las autoridades como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

A pesar del incremento de entidades autorizadas, todavía existe un gran número de estas entidades que tiene que apegarse a un esquema de salida ordenada, ya que no consiguieron el aval de las autoridades para continuar operaciones.

De acuerdo con los datos del Focoop, a diciembre del 2019 existían 127 socaps que tienen que apegarse a un esquema de salida ordenada del sistema financiero, las cuales concentran a 836,919 socios y 9,500 millones de pesos en activos.

En la actualidad, existen dos procesos de salida ordenada contemplados en la ley: que una entidad regulada absorba a una socap que tenga que cerrar operaciones o que el fideicomiso pago liquide a los socios ahorradores de estas cooperativas hasta por 167,000 pesos.

Para la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex), para que exista una salida ordenada más rápida de socaps que tienen que dejar de operar, es necesario modificar la ley para que los gobiernos estatales no estén involucrados en estos procesos, como lo exige actualmente el marco legal.

“Queremos eliminar la participación de los apoyos de los gobiernos estatales. Cuando hay una cooperativa que tiene que apegarse a un proceso de salida ordenada, el gobierno federal condiciona su participación en ello a la del gobierno estatal, pero este último, por lo regular, no tiene fondos y se atora el proceso de salida ordenada”, explicó recientemente José Manuel Cruz Contreras, presidente de la Concamex.

Nivel básico

Además de estas entidades, existen 517 de nivel básico dentro del registro, es decir, que por su bajo nivel de activos, de hasta 2.5 millones de Udis (16 millones de pesos), no tienen que estar sujetas a la supervisión de las autoridades financieras.

De acuerdo con el Focoop, estas 517 socaps de nivel básico concentran 2,400 millones de pesos en activos y atienden, en su conjunto, a 298,367 socios.

Existen tres socaps que concentran a 19,936 socios, que todavía están en un proceso de autorización. “A la fecha se encuentran tres socaps en proceso de revisión para su autorización, de las cuales dos se encuentran en dictaminación por parte del Comité de Supervisión Auxiliar (del Focoop) y una está en el ámbito de la CNBV”.

[email protected]