Si bien las administradoras de fondos para el retiro (afores) han buscado diversificar sus inversiones para mejorar los rendimientos que otorgan a los trabajadores, sus inversiones todavía se concentran en papeles gubernamentales como deuda.

En su reporte “La inversión de las afores con lupa”, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) expone que, durante el 2017, la mayoría de las afores superaba 49.2% de sus inversiones en bonos y udibonos nacionales; alrededor de 19% se ubicaba en deuda privada nacional, mientras que en renta variable extranjera registraban 16.8% y en deuda internacional ubicaban menos de 5% de sus inversiones.

En instrumentos estructurados, como los fideicomisos de infraestructura y bienes raíces (fibras) y Certificados de Capital de Desarrollo (CKD), las afores destinan alrededor de 6%, aunque depende de la situación financiera de cada afore.

De las 11 afores que conformaban el mercado en el 2017, Inbursa e Invercap fueron las que más concentración en papeles gubernamentales registraron y tuvieron una menor participación en instrumentos de inversión extranjera.

“De forma consistente, afore Inbursa ha mantenido concentraciones en valores gubernamentales superiores a las del sistema, pasando de 56.8 a 58.4% del 2016 al cierre del 2017 (...) Esta falta de diversificación ha sido uno de los factores que ha impactado a la rentabilidad de sus fondos, lo cual los ha colocado en los últimos lugares en las tablas del Índice de Rendimiento Neto”, refiere.

En el caso de Invercap, la Consar menciona que mantuvo una alta concentración en instrumentos de deuda gubernamental, siendo esta la afore que mayores recursos invierte a este tipo de activos.

Invercap cerró el 2017 con una concentración en valores gubernamentales de 60.1%; mientras que la inversión en renta variable internacional representó 7.7% de su cartera, muy por debajo de 16.8% del promedio del sistema.

LAS MÁS DIVERSIFICADAS

De acuerdo con el reporte de la Consar, la afore Citibanamex es la que menos inversiones destina a papeles gubernamentales (40.5%) y de las que más apuesta en los mercados internacionales (20.2 por ciento).

“Es una de las administradoras más diversificadas del sistema que invierte en prácticamente todos los tipos de activos y vehículos de inversión permitidos por el régimen de inversión. En años recientes ha mostrado gran interés en inversiones alternativas en donde tiene una participación relevante a través de CKD, fibras y mercancías”, expone la Consar.

Indica que, durante el 2017, los instrumentos de renta variable internacional presentan un mayor cambio con respecto al cierre del 2016 con un incremento de 3.6%; mientras que en la concentración de los Bonos M mostró una reducción de 2.73% del total de la cartera.

En el caso de XXI Banorte, la Consar indica que es una de las administradoras más sofisticadas del sistema, ya que invierte en casi todos los activos y vehículos de inversión permitidos por el régimen de inversión.

“Tiene una de las carteras más diversificadas del sistema, siendo una de las afores que opera mandatos y mercancías. Tiene una concentración en instrumentos gubernamentales de 49.5%, mientras que la inversión en renta variable internacional representa 20.2% del total de sus activos netos”, explica.

Destaca que XXI Banorte registra inversiones en renta variable de Estados Unidos (43.4%), Europa (39.7%), Japón (13.6%) y China (3.4 por ciento).

Con respecto a Sura, refiere que, al cierre del 2017, presentó una concentración de 49.4% en valores gubernamentales, pero aumentó su posición en renta variable internacional cerrando el 2017 con un nivel de 15.6% del total de la cartera, 1.12% mayor respecto al cierre del 2016.

“Se caracteriza por ser una de las administradoras con mayor diversificación en el manejo de sus portafolios y destaca el uso particular que le da a los instrumentos derivados como parte fundamental para la implementación de sus estrategias de inversión”, señala.

Sura tiene inversiones en diversas regiones del mundo, destacando su participación en China (26%), Corea (22%) y Japón (13 por ciento).