San Francisco del Rincón, Gto. El sector de sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) del país busca una adecuación de su marco normativo con el fin de tener un mayor impacto en las comunidades donde trabajan estas organizaciones, con propuestas que ya han hecho llegar a los legisladores, y que esperan se concreten en las dos legislaturas del periodo de esta administración federal.

En Guanajuato, donde existe un fuerte arraigo de socaps, se llevó a cabo el foro Hacia la Construcción de una Política de Estado para la Economía Social y Solidaria, donde diversos representantes de este sector presentaron sus propuestas y aunque algunas tienen diferencias entre sí, el consenso es que debe haber una regulación más adecuada para su vocación social y su modelo de negocio.

Aquí, diversos representantes del sector de cooperativas expresaron ante legisladores las propuestas sobre la reforma del marco legal que rige a este sector y que se compone fundamentalmente por tres leyes: la Ley General de Economía Social y Solidaria, la ley General de Sociedades Cooperativas (LGSC) y la Ley para Regular las Actividades de las Socaps (LRASCAP).

De acuerdo con datos del Registro Nacional de Socaps, después de un proceso de regularización del sector que comenzó en la década de los 90, a diciembre del 2019 existían 156 socaps autorizadas, tres en proceso de autorización, 517 de nivel básico y 127 que tienen que apegarse a un proceso de salida ordenada.

Durante su participación, José Manuel Cruz Contreras, presidente de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex), señaló que durante los casi 70 años de historia del sector de socaps, éstas no han podido tener una mayor incidencia para erradicar la pobreza.

“En los años 50 cuando nacen las cooperativas, éstas surgieron con una frase: evitar el agiotismo y dotar de instrumentos financieros a la población más pobre; fue el objetivo principal de impulsar el cooperativismo en México en los años 50 y desde ese año hasta el 2020 seguimos en esa lucha”, añadió Cruz.

Cruz Contreras enumeró las áreas de oportunidad que de acuerdo con la Concamex tiene la legislación, por ejemplo, en la LGSC, donde es necesario que se establezca que las socaps pueden añadir como socios a personas morales, para que el financiamiento que otorgan también pueda destinarse a otro tipo de cooperativas, como las de consumo o de producción.

“Tenemos un primer dictamen de la Unidad de Banca y Valores de Ahorro de Hacienda, que determina que podemos ingresar a socios personas morales y estamos tratando de llevar el tema a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para que el criterio quede claro”, acotó.

Propuesta Cosucoop

Por su parte, José Guadalupe Armenta, presidente del Consejo Superior del Cooperativismo (Cosucoop), comentó que la LRASCAP está enfocada a la actividad financiera y aunque las socaps realizan parte de esa actividad, su finalidad es distinta a la que realizan otro tipo de instituciones, como los bancos.

“Parte del capital que administran las socaps es de los mismos socios, no estamos de acuerdo con el trato (o regulación) que se les quiere dar a las cooperativas y buscamos que se respete la naturaleza de las cooperativas”, comentó.

Para la diputada Yadira Marcos, integrante de la Comisión Economía Social y Fomento del Cooperativismo de la Cámara de Diputados, el objetivo de estos foros es reunir todas las propuestas de los sectores del cooperativismo para presentar las reformas necesarias en los próximos meses.

Propuesta Concamex:

• Que las socaps puedan hacer más operaciones de las que hoy tienen permitidas.

• Mejorar el régimen de inversión de las socaps.

• Ampliar el nivel de activos para considerar a una socap en el nivel básico.

• Que se respete la autonomía para la modificación de las bases constitutivas de una socap.

• Eliminar la participación de gobiernos estatales en rescates de socaps.

• Eximir a las socaps de la supervisión de la Condusef.

Fuente: Concamex.

[email protected]