Combatir el fenómeno de las casas abandonadas es uno de los retos del sector de la vivienda, ya que en la actualidad este problema significa 200,000 hogares que presentan esta situación, principalmente por su lejanía respecto de las fuentes de trabajo, indica el estudio Estado actual de la vivienda en México 2015 .

El análisis, realizado por el Centro de Investigación y Documentación de la Casa (Cidoc), detalla que la lejanía de estos 200,000 hogares de las fuentes laborales representa un aumento en el costo del transporte que el beneficiario de la vivienda absorbe y, en consecuencia, disminuye su ingreso para el pago de dicha hipoteca.

De acuerdo con el diagnóstico de esta asociación civil, entre los estados más afectados por esta problemática se encuentran Chihuahua, con 9,000 casas en situación de abandono; Tamaulipas y Jalisco, con 5,000 cada uno; Estado de México, con más de 4,500, y Coahuila, con casi 4,000.

La mayoría de las viviendas se construyeron en lugares sin infraestructura, sin equipamiento, sin transporte y lejos de las fuentes de trabajo , refiere el análisis sobre estas 200,000 casas abandonadas, las cuales, en su mayoría, fueron financiadas por el Infonavit.

Ha reducido el número

Al inicio de la actual administración, el entonces titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jorge Carlos Ramírez Marín, indicó que la cifra de viviendas en situación de abandono ascendía a 270,000, es decir, 70,000 más de las que refiere el análisis del Cidoc.

El estudio indica que en la actualidad, la Sedatu realiza un mapeo para ubicar las unidades en abandono en cada entidad federativa. Asimismo, explica que la Comisión Nacional de Vivienda desarrolla esquemas enfocados a la rehabilitación de vivienda en conjuntos habitacionales deteriorados o abandonados, a fin de ser reincorporados al parque habitacional y recuperar su entorno urbano .

Se requiere la aplicación de esquemas financieros y sociales de manera coordinada entre el sector público y social, dirigidos a la adquisición de vivienda usada , refiere el estudio.

Las viviendas beneficiadas ? agrega deben estar ubicadas dentro de los polígonos de contención urbana que define la Sedatu, con lo que se puede garantizar la cercanía a los centros de trabajo, a los servicios y a la infraestructura urbana.

El diagnóstico hace referencia a los análisis que ha realizado el Infonavit desde el 2013 sobre esta problemática: Se realizó un análisis de las causas del abandono habitacional con base en la información de reportes provenientes de fuentes oficiales (...) realizado entre el 2010 y el 2012 .

De acuerdo con dicho estudio ? refiere el análisis se logró extraer y definir un conjunto de causas a manera de hipótesis que pudieran incidir en la problemática.

Entre los resultados obtenidos se encontró que la vivienda en situación de abandono está lejos de servicios públicos y empleos; además, son viviendas sin interés de ser habitadas; los beneficiarios no tienen posibilidad de pagar el crédito; la calidad de la casa es inadecuada; corre un riesgo por factores naturales y está en un entorno de inseguridad por factores sociales.

Además, el estudio del Infonavit concluyó que la distancia juega un papel determinante al momento de abandonar una vivienda: Un incremento de 1 kilómetro de distancia a los centros de empleo implica un aumento de 500 viviendas en situación de abandono .

También se determinó que, contrario a lo esperado, la inseguridad y los desastres naturales son menos relevantes al momento de decidir abandonar una vivienda.

Los derechohabientes han comenzado a valorar la vivienda en municipios centrales, aunque implique no tener la propiedad de la misma , enfatiza el estudio.

Para el Cidoc, es importante que los potenciales beneficiarios de las viviendas tengan acceso a información verídica y oportuna, pues resulta crucial para que éstos tomen una decisión adecuada a sus necesidades habitacionales y posibilidades económicas.