BBVA probablemente es el banco que más dinero lleva invertido y durante más tiempo en la modernización digital, convencido de que la batalla por el cliente está allí, ya sean competidores tradicionales o puramente digitales. Es también el dueño de dos bancos sin sucursales: Atom en Reino Unido y Simple en Estados Unidos.

En el encuentro del sector bancario organizado por IESE y patrocinado por EY, Carlos Torres, consejero delegado de BBVA, explicó que la fuerza de la tecnología está en que permite hacer cosas de manera diferente con un costo muy eficiente y advirtió de que las fintech están trabajando en aquellas parcelas del negocio en las que hay valor.

El consejero delegado aseguró que la materia prima de esta actividad son los datos y que también la confianza se puede digitalizar.

Torres afirmó que la banca tiene que simplificar nuestra vida financiera y que, del mismo modo que el paisaje urbano se va a llenar de coches autónomos, el sector debe ser capaz de aprovechar los datos que tiene de sus clientes para ayudarle a realizar la planificación de sus finanzas.

El consejero delegado considera básico que todas las funciones se puedan hacer desde el smartphone.

Hay muchas cosas que se deberían poder hacer desde el móvil, como cancelar una cuenta corriente, a pesar de que algunos bancos se nieguen .

Aprovechó su intervención para hablar del rol de las oficinas. BBVA tiene alrededor de 3,000 oficinas en España. Se trata de la segunda red de ese país, por detrás de la de CaixaBank.

Durante la fase de transición, las sucursales son críticas. Se trata de un lugar que te gusta saber que existe cerca de tu casa o del trabajo, aunque nunca vayas (...) Sin embargo, a largo plazo, la infraestructura física va a ser muy distinta, porque se convertirá en centros de asesoría. No tiene sentido que las transacciones se realicen en un lugar físico , indicó.