Acapulco.- Otorgar una amnistía fiscal o condonaciones es una práctica que, si bien ayuda a ponerse al corriente a los contribuyentes que se retrasaron con su pago de impuestos, afecta a aquellos que sí han cumplido con sus obligaciones fiscales.

Edson Uribe, subprocurador de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), refirió que el ombudsman fiscal no ve con buenos ojos este tipo de acciones tomadas por la autoridad fiscal:

"Prodecon no puede ver bien una amnistía que premie el incumplimiento, mientras que los contribuyentes que cumplieron en tiempo y forma los deja en desventaja", declaró al término de su participación en el 20 Foro de Tributación Internacional del Colegio de Contadores Públicos.

De acuerdo con supuestos borradores de la Ley de Ingresos de la Federación para el 2019, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador estaría pensando en otorgar una amnistía fiscal en donde se condone parcial o totalmente los créditos fiscales en contribuciones federales.

No obstante, hace algunos días, Alfonso Romo, futuro jefe de la Oficina de Presidencia, declaró que no conocía ningún plan de llevar a cabo esta acción el siguiente año.

El subprocurador de la Prodecon recordó que la amnistía fiscal es algo que se ha llevado a cabo en otros sexenios. Refirió que en el actual gobierno de Enrique Peña Nieto se implementó el programa "Ponte al Corriente", en donde se condonaban parcial o totalmente los adeudos fiscales de los contribuyentes.

"Cuando salió este programa tuvimos una reunión con las autoridades del SAT para dar a conocer los efectos de esta amnistía. Que nosotros no estemos de acuerdo con la amnistía no significa que le vamos a cerrar las puertas al contribuyente (...) en el caso de que vuelva a existir una, veremos en qué términos será y lo discutiremos", aseveró.

Ana.martinez@eleconomista.mx