Los ajustadores son una pieza fundamental para el funcionamiento y el desarrollo de las compañías de seguros, aseveró Wilfrido Castillo, vicepresidente de la aseguradora Quálitas.

“Tenemos que cuidarlos constantemente, nuestro ajustador es una pieza fundamental”, dijo. sin embargo, agregó, persisten algunas situaciones que, a su consideración, pueden “corromper un poco el negocio”, como el pago de propinas por parte del cliente.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), el ajustador de seguros es la persona designada por la compañía aseguradora, a quien ésta le encomienda la evaluación en la cual se establezcan las causas del siniestro y otras circunstancias que puedan influir en la determinación de la indemnización, con el propósito de que la aseguradora cuente con los elementos necesarios para determinar la procedencia del siniestro y la propuesta del monto a indemnizar.

De acuerdo con Wilfrido Castillo, en Quálitas abogan porque el ajustador tenga, por encima de otro objetivo, el servicio que se le ofrece al cliente, así como cuidar la atención al asegurado, por ejemplo, si necesita ambulancia, servicio médico, etcétera.

“Es muy importante que el cliente perciba que se le está cuidando y que no tenga ninguna duda acerca de la transparencia del servicio que se le está ofreciendo por parte de la compañía aseguradora”, dijo el vicepresidente de Quálitas.

Agregó que en México existe la costumbre de dar propina a los prestadores de servicios, a pesar de que los clientes no están obligados a otorgarle algún beneficio monetario al ajustador, por lo cual Wilfrido Castillo precisó que es importante que los ajustadores tengan una ética muy grande y que no acepten este tipo de dádivas, a pesar de que la intención del cliente es buena.

“Muchas veces, el asegurado se siente muy cómodo y quiere dar una gratificación, no se trata de que intente corromper al ajustador; sin embargo, nosotros deseamos que eso no pase y por lo cual capacitamos a nuestros ajustadores”, explicó el directivo..

Quálitas cuenta con 400 abogados, 1,200 ajustadores y 3.5 millones de vehículos asegurados a nivel nacional.

Si bien puede parecer que son pocos ajustadores para el parque vehicular que maneja, Wilfrido Castillo indicó que no es así.

“Aseguramos alrededor de 10,000 vehículos diarios. Usualmente estamos sobrados, pero hay días donde puede haber crisis —como con los sismos— y nos haga falta personal, pero para eso tenemos establecidos tratos con agencias de ajustadores que, en casos extremos, nos ayuden con los siniestros”, expresó.

TIENEN CALIFICACIÓN REPROBATORIA

De acuerdo con el micrositio creado por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para evaluar a los ajustadores de seguros, éstos tienen una calificación de 4.7 hasta el momento.

En total, se han presentado 408 reportes evaluando el desempeño, por parte de los asegurados, de 303 ajustadores. Dichos ajustadores provienen de un total de 21 compañías aseguradoras que promediaron una calificación de 4.1

“Este sitio se construyó como herramienta para información y educación financiera (...) para fomentar la competencia y una buena calidad del servicio”, declaró en su momento Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef.

Allianz México es la única aseguradora con calificación de 10; no obstante, hay que tener en cuenta que sólo se ha evaluado a uno de sus ajustadores, mientras que Seguros Inbursa cuenta con una calificación de 8.6 y se han evaluado a 62 ajustadores.

En el otro extremo se encuentra Tláloc Seguros, con una calificación de 0.0 con sólo un ajustador evaluado, mientras que Seguro Atlas tiene una nota de 1.5 a través de la evaluación de siete de sus ajustadores.