La llave del crédito no se ha cerrado y seguirá abierta lo que se frenó fue la demanda, afirmó Julio Carranza, vicepresidente de la Asociación de Banco de México (ABM).

Durante una reunión virtual con medios, el también director de BanCoppel, comentó que la banca —pese a que ha tenido menos ingresos en el 2020 como consecuencia de los efectos de la pandemia por Covid-19—, tiene recursos para prestar en los diferentes programas.

Desde agosto, de acuerdo con el Banco de México (Banxico), el crédito vigente de la banca comercial al sector privado ha registrado tres caídas consecutivas, algo que no se daba desde hace poco más de 10 años.

Sin embargo, el sector bancario ha subrayado que ello se debe a que ha caído la demanda, además de que para atender a las pequeñas y medianas empresas (pymes), que es uno de los segmentos donde se ha contraído más el crédito, se requiere de una colaboración mayor con la banca de desarrollo.

Carranza precisó que productos como el hipotecario han seguido con crecimientos aún durante lo que va de la pandemia, y afirmó que hacia adelante se verán diferentes promociones de crédito, sobre todo el próximo año.

La banca está totalmente lista para atender a todos los clientes. Es la demanda lo que ha bajado, y no es la banca la que ha cerrado el crédito. La banca quiere ser parte de la solución a la crisis que estamos viviendo”, subrayó.

Destacó que más ahora que las tasas de interés han venido a la baja. “Es una buena oportunidad para que las empresas y los individuos puedan tomar crédito durante el próximo año”.

Devenir de la banca es promisorio; dependerá de reactivación 

Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM estimó que pese a lo registrado en 2020, el devenir de la banca es promisorio, pero que ello dependerá cómo impulsen la economía, la aplicación de la vacuna para el Covid-19 en los próximos meses.

“A paso y medida que se vaya vacunando a la población y esperamos que sea a toda la población durante el primer semestre, la economía retomará sus actividades con mayor vigor, porque podremos salir a la calle, retomar nuestra actividad, podremos regresar a nuestros centros de trabajo y eso es fundamental”, dijo.

Niño de Rivera agregó: “si logramos apoyar a las mipymes y a las personas físicas con actividad empresarial, entre la banca de desarrollo y la banca comercial, reactivamos y por lo tanto detonamos empleo, y eso se convertirá en consumo, y el consumo se convertirá a su vez en crecimiento económico. Esa es la parte más importante de la vacuna que nos permitirá cambiar el rumbo de la economía”.

Respecto al comportamiento de la calidad de la cartera de crédito, explicó que hasta ahora, la mayoría de los clientes que solicitaron entrar al programa de aplazamiento de pagos en marzo y abril pasados, ha retomado sus pagos, pero reconoció que en la morosidad aún hay riesgos.

“No sabemos exactamente si (la calidad de la cartera) puede sufrir todavía más las consecuencias de la contracción de este año, por el efecto retardado que tienen algunas industrias y en algunas actividades, pero por ello estamos creando reservas adicionales que hasta ahora llevamos 39,000 millones, y continuaremos creando ese tipo de prevención y protección de nuestra cartera”, dijo.

Necesarias certidumbre y reactivación de la inversión

Raúl Martínez-Ostos, también vicepresidente de la ABM, expuso que, desde la parte gubernamental, es necesario la estabilidad macro para reactivar el crecimiento, algo que, dijo, se ha hecho bien.

Sin embargo, señaló que también hace falta que se reactive la inversión y que haya certidumbre en las reglas del juego.

“Creemos nosotros que eso, vamos de la mano la iniciativa privada y el sector público, y esperemos que eso precisamente detone un mayor dinamismo a medida que la economía mundial empiece a reactivarse, y que potencialmente la economía mexicana siga ese proceso de recuperación”, enfatizó.

erp