Si bien las administradoras de fondos para el retiro (afores) han diversificado más sus portafolios de inversiones, para el cierre del 2017, 68.7% de sus inversiones se concentraba entre papeles gubernamentales y deuda privada nacional.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), los instrumentos gubernamentales representaron 49.2% de las inversiones de las afores; mientras que 19.5% se ubicó en deuda privada nacional.

En tanto 16.9% de sus inversiones se enfocó en renta variable internacional, 6.1% en renta variable nacional, 4.9% en instrumentos estructurados y el resto en fibras y deuda nacional.

De las 11 afores que hay en el mercado, seis tienen más de 50% de sus inversiones en valores gubernamentales, como es el caso de Invercap, que destina 60.1% a estos instrumentos; mientras que Inbursa es 58.4% y PensionISSSTE 55.4 por ciento.

Metlife concentra 54.4%, de sus inversiones a valores gubernamentales, Principal 54.1% y Profuturo GNP 51.6 por ciento.

En deuda privada nacional, Coppel es la que mayor concentración registra con 28.8% de sus inversiones, PensionISSSTE con 24% y Azteca con 22.5 por ciento.

DEBEN DIVERSIFICAR MÁS

Gerardo López, experto en pensiones de la Universidad Panamericana, explicó que las afores concentran sus inversiones en valores gubernamentales debido a que representan un menor riesgo; sin embargo, ello también puede significar menores rendimientos a los ahorros de los trabajadores.

“Las afores invierten en valores gubernamentales porque buscan seguridad, eso implica que, de esa gran cantidad de capital que tienen las afores, se está recibiendo un rendimiento que en promedio es más bajo que aquellos instrumentos que incurren a un mayor riesgo”, expuso.

Indicó que uno de los problemas de concentrar las inversiones en deuda gubernamental es que, si el país cae en insolvencia, las pensiones de los trabajadores se verán afectadas.

“En Argentina, 100% de las inversiones que hacían las administradoras de pensiones se ubicaban en instrumentos de gobierno; vino una fuerte crisis y el gobierno cae en default y la deuda que se tenía con las administradoras de pensiones se deja de pagar y los trabajadores salieron perdiendo”, explicó López.

“Prestar esa cantidad tan grande, que es casi 50% de las afores al gobierno, es un riesgo altísimo, se necesita diversificar las inversiones”, destacó el experto.

Agregó: “Para tener mejores alternativas se requieren mejores equipos de inversión en cada siefore, hay afores que lo han hecho a través de mandatos, pero hay otras que no buscan diversificar sus inversiones”.

REDUCCIÓN no es suficiente

La Consar destacó que en el 2008, los instrumentos gubernamentales como Cetes, Bonos de máximo 10 años y Udibonos representaban 68.3% del portafolio de inversiones de las afores y para el 2017 se ubicó en 49.2%, el menor nivel de ahorro en instrumentos gubernamentales en la historia del sistema.

“Esta reducción no es suficiente, porque se sigue teniendo casi la mitad de las inversiones en un solo instrumento, es indispensable que se diversifiquen más”, dijo López.