Los profesionales financieros demandan un papel más activo en la transformación del negocio y el desarrollo de nuevas competencias relacionadas con el liderazgo, la comunicación y la capacidad de adaptación.

En la actualidad entre las habilidades más importantes que deben tener los ejecutivos para su buen desarrollo dentro de una empresa son: inteligencia emocional, adaptabilidad y liderazgo del cambio.

 

Leer en Revista IMEF