Por Manuel Toledo Espinosa, presidente del Comité Técnico Nacional de Estudios Fiscales del IMEF

Las reformas fiscales que entraron en vigor el 1º de enero de 2020 en México incorporan una nueva disposición que limita la deducción de los intereses que provengan de todo tipo de deudas.

El nuevo límite se determina sobre la Utilidad Fiscal Ajustada que las empresas deben determinar cada año, partiendo de la utilidad fiscal, a la que se le adicionan los intereses devengados a cargo y la depreciación de los activos fijos, de tal modo que a ese monto se le aplica un 30% y ese será el monto de la nueva limitante de deducción neta de intereses.

Leer en Revista IMEF