El esquema de Aprovechamiento de Activos es una variante del modelo de concesión que fue diseñado e implementado en el sexenio del expresidente Felipe Calderón, que consiste en “empaquetar” por regiones de la República Mexicana activos carreteros existentes (“brownfield”) con nuevas carreteras de cuota por construir (“greenfield”), de tal manera que a través de una licitación pública organizada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se adjudique la concesión a un particular que opere, conserve y explote los activos existentes, en algunos casos les haga ampliaciones o los modernice, y además construya las nuevas autopistas del paquete, para posteriormente también operarlas, mantenerlas y conservarlas. Este esquema le permitía al gobierno federal monetizar los ingresos por peaje derivados de los proyectos existentes y con ese recurso financiar nuevos proyectos. Este esquema no constituye una privatización, ya que los proyectos existentes y los nuevos proyectos seguirán siendo propiedad de la nación, y la concesión representa únicamente una cesión temporal de los derechos de explotación.

El modelo consistía en aprovechar 23 autopistas de cuota de la red Fideicomiso de Apoyo para el Rescate de Autopistas Concesionadas, FARAC (ahora FONADIN) para desarrollar 2,193.5 km. de nuevas carreteras. Al amparo del Modelo de Aprovechamiento de Activos, entre 2007 y 2011 el gobierno federal obtuvo ingresos por un total de 52,423 millones de pesos, integrados por la adjudicación de los siguientes 4 paquetes: (i) Paquete Centro-Occidente (FARAC I) con una longitud total de 649.8 km. y un pago inicial de 44,051 millones, (ii) Paquete Pacífico Norte (FARAC II-A) con una longitud total de 241.5 km. y un pago inicial de 3,320 millones, (iii) Paquete Pacífico Sur (FARAC II-B) con una longitud total de 309.6 km. y un pago inicial de 4,300 millones, y (iv) Paquete Michoacán (FARAC IV) con una longitud total de 417.5 km. y un pago inicial de 752 millones de pesos.

Además, se licitó sin éxito el Paquete Noreste (FARAC III) de 395.1 km., mismo que posteriormente se subdividió para buscar hacerlo más atractivo para los participantes interesados (FARAC III-A), sin que aun así se pudiera asignar. Durante dicho sexenio se quedaron en el tintero otros paquetes por licitar como el Paquete Querétaro y el Paquete Campeche.

El esquema de aprovechamiento de activos implementado por la SCT en la administración del expresidente Calderón, ha sido un esquema desperdiciado en los siguientes dos sexenios. Cabe mencionar que los ingresos obtenidos por este esquema son similares al presupuesto para 2021 de toda la SCT, que es de 55,920 millones de pesos. 

Es bien sabido que, en materia de infraestructura, la administración de Enrique Peña Nieto estuvo más enfocada en desarrollar trenes de pasajeros (la mayoría de ellos cancelados) y el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco, cuyo destino todos conocemos, con poco enfoque en la infraestructura carretera. Por su parte, AMLO se ha enfocado en proyectos insignia como el Tren Maya y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, y no gusta mucho de esquemas de concesiones y asociaciones público-privadas.

En cuanto a infraestructura carretera, ambas administraciones se han concretado a otorgar contratos de asociación público-privada (Contratos APP) para operar, mantener y rehabilitar la red carretera actual, mayoritariamente la libre de peaje, y han otorgado desdoblamientos de algunas concesiones existentes.

El IMEF considera que el esquema de aprovechamiento de activos de la SCT es un esquema ideal para reactivar la economía y bajarle presión al presupuesto público, así lo propuso en el Plan IMEF 2020-2021, por lo que valdría la pena que la administración actual lo revisara y valorara como una herramienta con un doble propósito: (i) obtener recursos adicionales para capitalizarse y financiar nuevos proyectos, incluso en otros sectores, y (ii) transferir al sector privado el costo de operar, mantener y conservar parte del sistema carretero nacional, con la consecuente mejora en la calidad de los servicios ofrecidos a los usuarios de las autopistas.

*Ela utor es vicepresidente de Contenidos y Medios del CTN de Infraestructura del IMEF.

francisco.sarti@cofiprin.com.mx