Después de que en la mañana del 24 de marzo el gobierno federal dio a conocer que México pasó a la Fase 2 de la contingencia por el Covid-19, unos días después, el 30 de marzo, se declaró emergencia sanitaria en todo el país, lo que implicó el cierre de todas las actividades no esenciales en los sectores público, privado y social, con la finalidad de disminuir la curva de contagios.

Sin duda, esta medida traerá implicaciones en la economía del país, se estima que cerca de un millón 170,000 empresas cerrarán durante la contingencia, pero no se puede saber cuántas abrirían de nueva cuenta, además de calcular pérdidas de hasta 4 puntos del Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con el corte informativo de la Secretaría de Salud del 2 de abril, en México había 50 muertos y 1,510 casos confirmados de coronavirus Covid-19.

Dentro de las medidas anunciadas se restringieron las reuniones de más de 50 asistentes y se exhorta a todas las personas en territorio mexicano a que se resguarden en sus casas ante la epidemia, con especial énfasis para la población mayor de 60 años, mujeres embarazadas y otros grupos de riesgo. Las únicas actividades que se mantienen trabajando son las hospitalarias, relacionadas con el sector salud, las de seguridad, así como las de estén relacionadas con venta y producción de alimentos, y el sector bancario y financiero.

El canciller Marcelo Ebrard indicó que se contemplan sanciones administrativas e incluso que se finquen responsabilidades penales a quien no respete las medidas. Asimismo, están previstas multas para empresas que no respeten las restricciones y los derechos laborales de sus empleados.

Aunque durante una conferencia el canciller Marcelo Ebrard aseguró que no se les puede privar de su salario a los trabajadores este mes de acuerdo con la ley, no todos los trabajadores podrán tener este beneficio completo y habrá otros negocios familiares que depende de sus ventas diarias, lo cuales al cerrar verán reducidos sus ingresos al 100 por ciento.

Entre los comercios no esenciales que resultarán fuertemente afectados se encuentran:

  • Turismo. Al cerrar hoteles grandes y pequeños y playas en su totalidad.
  • Agencias de autos, en ventas.
  • Centros comerciales. En su mayoría los trabajadores tienen un sueldo base y otro pago por comisión de sus ventas, las cuales no se tendrán durante esta contingencia.
  • Los negocios de materias primas, dulcerías, peluquerías, estéticas, barberías, café-internet, tiendas de ropa, sanitarios públicos, obras privadas, casinos, deberán permanecer cerradas, muchos de estos negocios generalmente son familiares.
  • Negocios de alimentos, fondas, cocinas económicas, cafeterías, loncherías, taquerías, fuentes de sodas, paleterías, solo podrán vender para llevar o entregas a domicilio; no podrán consumir en el lugar, lo que limita el número de comensales.
  • Gimnasios. El pago de los entrenadores está determinado por el número de clases que ofrecen y el pago del mantenimiento de los usuarios, el cual mientras no estén en funcionamiento no se tiene el capital para pagar salarios.
  • Entre otros muchos grandes y pequeños negocios que dependen del tránsito de las personas.

Aun es precipitado cuantificar el impacto real que tendrá para la economía de México la disminución de la actividad económica, por lo que las medidas y programas de apoyo que implemente el gobierno federal a los diferentes sectores marcarán la diferencia en los siguientes meses.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha adelantado que el próximo 5 de abril presentará una serie de medidas para ayudar a reactivar la economía tras el también colapso de los precios del petróleo y el valor del peso frente al dólar. Del plan se sabe que contempla un millón de créditos para las pequeñas empresas, tanto del sector informal como formal, aunque no se ha detallado el monto.

México sigue siendo uno de los pocos países del continente en el que no se han impuesto restricciones obligatorias de movilidad a la ciudadanía lo cual implicaría un desastre aun mayor para la economía nacional.

Por tal manera que es importante tomar en cuenta todas las medidas señaladas como: lavado frecuente de manos, uso de gel con 70% de alcohol, estornudar o toser con etiqueta respiratoria, saludar a distancia, no de beso, mano o abrazos y de esta manera evitar que la epidemia en el país nos continúe afectando a todos.

Actividades esenciales

  • Sectores financieros, el de recaudación tributaria, es decir, el Servicio de Administración Tributaria (SAT).
  • Distribución y venta de energéticos, gasolineras y gas.
  • Generación y distribución de agua potable.
  • Industria de alimentos y bebidas no alcohólicas, mercados de alimentos, supermercados, tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de alimentos preparados.
  • Servicios de transportes de pasajeros y carga.
  • Producción agrícola, pesquera y pecuaria, agroindustria, química.
  • Productos de limpieza, ferreterías, servicios de mensajería, guardias en labores de seguridad privada.
  • Guarderías y estancias infantiles, esto para apoyar a trabajadores de actividades esenciales.
  • Asilos y estancias para personas de la tercera edad, refugios y centros de apoyo para mujeres víctimas de violencia, así como para sus hijas e hijos.
  • Telecomunicaciones y medios de información.
  • Servicios privados de emergencia, servicios funerarios y de inhumación.
  • Almacenamiento y cadena de frío de insumos esenciales.
  • Logística (incluye aeropuertos, puertos y ferrocarriles).
  • También serán actividades esenciales la operación de los programas sociales, así como la conservación y mantenimiento de la infraestructura crítica que asegura la producción y distribución de servicios indispensables (agua potable, energía eléctrica, gas, transporte público, entre otros).