En los artículos —muchos publicados en The New York Times—, Krugman aborda temas como la seguridad social, la atención médica, la crisis financiera de 2008 y sus secuelas, los mitos de la austeridad, la economía europea, los recortes de impuestos, las guerras comerciales, la desigualdad, el cambio climático y, sobre todo, el daño infligido por Donald Trump. Muchas de las piezas son argumentos contundentes contra la economía zombi, “una idea que debería haber sido eliminada por la evidencia, pero que se niega a morir”.

La economía zombi es un término que ya tiene tiempo, pero aún es desconocido por algunos; sin embargo, con su definición se pueden entender fenómenos actuales que son consecuencia de antiguos fantasmas económicos, como los que menciona Krugman, nadie mejor para acercarnos a los principales conceptos económicos y las ideas que mueven gran parte de nuestras políticas públicas y para explicar con lucidez problemas económicos a menudo confusos.

En Contra los zombis, Krugman nos ofrece una guía indispensable para el discurso político y económico de dos décadas en Estados Unidos y en todo el mundo, con la que aporta a los lectores las claves necesarias para desbloquear los conceptos ocultos tras los principales problemas de política económica de nuestro tiempo, porque, dice que lo más persistente de las ideas zombis es la insistencia.

La primera vez que se usó el concepto de economía zombi, que da sentido a la economía de los muertos vivientes, fue para explicar un fenómeno que surgía de forma novedosa en los años 90, concretamente en Japón donde por diversos factores una entidad, empresa o Estado no presenta solvencia alguna, pero gracias a las repetidas inyecciones bancarias no alcanzan su muerte. Veamos porque Krugman está Contra los zombis.

*Contra los zombis: Paul Krugman. Editorial: Editorial Crítica. 

Descargue la nueva edición del Newsletter aquí.