Para sostener sus actividades ordinarias, es decir, pagar las actividades que se derivan de sus procesos internos; sueldos y salarios de personal; arrendamiento de inmuebles; papelería; viáticos, y hasta propaganda institucional, los siete partidos políticos nacionales tendrán este año un presupuesto de 4,988 millones 864,914 pesos que le otorga el INE, con el fin de promover la participación ciudadana y la difusión de la cultura política.

La bolsa para los institutos políticos se divide en cuatro rubros: actividades ordinarias; actividades específicas; franquicias postales y franquicias telegráficas.

Como parte de las actividades especificas, traducidas como acciones dirigidas a capacitar personal, realizar investigaciones y tareas editoriales, a los grupos políticos se les dará este año 149 millones 665,947 pesos.

Mientras que para la franquicia postal se les dará 99 millones 777,300 pesos, más 693,490 de franquicia telegráfica, dando un total de 5,239 millones 1,651 pesos para sus actividades.

En México existe un sistema de financiamiento mixto para los partidos políticos, es decir, pueden recibir prerrogativas del INE, y pueden recibir financiamiento privado en su modalidad de aportaciones de militantes y simpatizantes, del autofinanciamiento o de rendimientos financieros, fondos y fideicomisos. La autoridad electoral está obligada a fiscalizar esos recursos.

Lo anterior, con el fin de asegurar que el origen de los recursos que utilizan los partidos y candidatos provenga de las fuentes permitidas por la ley, que no pasen los topes establecidos y que se realicen a través del sistema bancario mexicano.

También se establece que bajo ninguna circunstancia los partidos políticos o candidatos podrán recibir aportaciones o donativos en dinero o en especie de los poderes Ejecutivo, Legislativo o Judicial (local y federal), dependencias públicas, partidos políticos, iglesias, organizaciones civiles ni mercantiles; tampoco de personas físicas con actividad mercantil, personas morales, mexicanas o extranjeras, colectas públicas, ni de personas no identificadas.

Sin embargo, los partidos políticos muchas veces fallan en dar cuentas claras o gastan en cosas no permitidas. Es así que, tan sólo al analizar los informes anuales de ingresos y gastos que presentan los partidos políticos nacionales y locales de los recursos que recibieron y ejercieron en el 2018, el INE logró detectar al menos 43 conductas sancionables e interpuso multas por 586 millones de pesos.

Entre las conductas más sancionadas están las de no comprobar gastos; reportes distintos a los que el INE fiscalizó; gastar sin ningún objeto partidista, y no dar los recursos suficientes para el liderazgo político de las mujeres que estable la ley.

Entre los partidos más sancionados en el 2018 está Morena, con 238. 8 millones de pesos, seguido del PAN, con 69 millones, y el PRD, con 65. 5 millones en multas.

Sólo en diciembre del año pasado, el INE descontó 7 millones 917,437 pesos a los siete partidos nacionales que actualmente tienen registro en el país.

[email protected]