Luego de que el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, alertó sobre el creciente número de niños y niñas migrantes no acompañados que llegan desde su frontera sur con México, el gobierno federal respondió que ha “fortalecido los cimientos de nuestro sistema migratorio para proteger, resguardar y garantizar los derechos de la niñez en todo momento”.

El sábado 13 de marzo, Alejandro Mayorkas aseguró que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en inglés) ayudará “a recibir, albergar y transportar a los niños" durante los próximos 90 días. Al 8 de marzo, unos 3,200 niños -una cifra récord-, se encontraban detenidos en instalaciones migratorias de Estados Unidos cerca de su frontera con México.

Mediante un comunicado conjunto, las secretarías de Gobernación (Segob) y Relaciones Exteriores (SRE), así como el Instituto Nacional de Migración y el Sistema Nacional DIF dijeron que las niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados constituyen un grupo altamente vulnerable, por lo que “es la obligación moral y legal del Estado mexicano velar por su seguridad y garantizar su bienestar”.

Argumentaron que cuando conocen de casos de niñas, niños y adolescentes en situación de migración, acompañados o no, el Instituto Nacional de Migración canaliza a los Sistemas para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF Municipal, Estatal o Federal), y al mismo tiempo notifica a las Procuradurías de Protección (Municipal, Estatal o Federal), a fin de proteger el interés superior de las personas menores de edad, observando, si es el caso, el principio de unidad familiar.

Sostuvieron que no sólo se garantiza que la decisión sobre la situación migratoria del menor partirá del interés superior del mismo, sino que también permite que dicha población ya no esté expuesta o en peligro.

“Conscientes de las diversas causas que orillan a los menores de edad a migrar, el Gobierno de México ha fortalecido los cimientos de nuestro sistema migratorio para proteger, resguardar y garantizar los derechos de la niñez en todo momento. Asimismo, el Gobierno de México mantiene conversaciones con el Gobierno de los Estados Unidos y a nivel regional para lograr la reunificación familiar de las y los menores, así como para que el proceso migratorio con ese objetivo suceda en los países de origen de los menores, de tal forma que se garanticen sus derechos humanos”, destacaron.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg