Xalapa.- El asesinato de una corresponsal de la revista mexicana Proceso en Veracruz, podría estar relacionado con las investigaciones que adelantaba sobre el narcotráfico y la corrupción del gobierno local, señalaron este lunes sus colegas y organizaciones periodísticas.

La periodista Regina Martínez, fue encontrada muerta el sábado en su vivienda en Xalapa, capital del estado de Veracruz uno de los más afectados por la violencia del narcotráfico, con señales de haber sido golpeada y estrangulada.

"La víspera de su muerte, la periodista publicó una nota sobre la detención de nueve policías sospechosos de estar coludidos con el narcotráfico. Por ello, la pista profesional debe considerarse de forma prioritaria", señaló en un comunicado la organización Reporteros Sin Frontera con sede en París.

La revista Proceso, que ha cuestionado la estrategia antidrogas seguida por el gobierno del presidente Felipe Calderón y denunciado la colusión de funcionarios de gobiernos locales con el narcotráfico, señaló que el crimen muestra el ambiente hostil en que trabajan los periodistas mexicanos, radicalizado debido al clima de zozobra que vive el país, como resultado de la estrategia antidrogas.

En México, "existe un claro ambiente de hostilidad contra el ejercicio del periodismo independiente y crítico" que no solamente se muestra con el asesinato de reporteros, sino también obligando a otros comunicadores al silencio o al exilio, dijo a la AFP Rafael Rodríguez, director de Proceso.

Según la estatal Comisión de Derechos Humanos, al menos 77 periodistas han sido asesinados desde 2000 en México.

"Este asesinato de Regina Martínez sólo es posible en una atmósfera tan descompuesta que vive Veracruz y el país en general", añadió Rodríguez quien señaló que "Proceso ha ido recibiendo señales de que el trabajo de sus periodistas cada vez molesta más", no sólo al crimen organizado sino también a funcionarios corruptos e incluso a poderes mediáticos molestos con sus denuncias.

Veracruz, sobre la costa del golfo de México, es uno de los escenarios de la confrontación entre grupos de Los Zetas enfrentados a la llamada Federación del Pacífico, una coalición de carteles que según la Administración Antidrogas de Estados Unidos encabeza el capo Joaquín "El Chapo" Guzmán.

La prensa de ese estado ha denunciado en varias ocasiones vínculos de policías y otros funcionarios con los carteles. La publicación de estas denuncias ha ido de la mano con el incremento de los asesinatos de periodistas: cinco desde comienzos de 2011.

El director de Proceso señaló que Martínez había publicado numerosas informaciones relacionadas con acciones del narcotráfico y la corrupción de funcionarios de Veracruz, pero dijo que no puede establecer un nexo directo de alguna de ellas con el crimen.

El gobierno del estado de Veracruz anunció el nombramiento de una comisión para investigar el crimen y sus posibles relaciones con las informaciones publicadas por Martínez.

En diciembre, Reporteros Sin Fronteras ubicó a Veracruz como uno de los diez sitios en el mundo donde es más peligroso ejercer el periodismo, junto con localidades de Egipto, Libia, Siria y Costa de Marfil.

"El trabajo de Regina era casi heroico en una entidad donde el pensamiento crítico carece de espacios", dijo a la AFP Alberto Olvera, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad de Veracruz, quien leyó el domingo un manifiesto en una marcha realizada en Xalapa, para protestar por el crimen.

"En Veracruz, el gremio periodístico viene sufriendo agresiones terribles que han hecho de la profesión un ejercicio de alto riesgo", añadió.

MIF