María Eugenia Campos Galván, candidata de la coalición “Chihuahua Nos Une”, conformada por los partidos PAN y PRD, tenía hasta el cierre de esta edición una ventaja de 10 puntos sobre Juan Carlos Loera de la Rosa, abanderado de la coalición “Juntos Haremos Historia en Chihuahua”, integrada por Morena, PT y Nueva Alianza.

De acuerdo con el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Estatal Electoral, Campos Galván obtenía el 43.18% de la votaciones, frente al 35.02% de su principal contendiente, Loera de la Rosa.

De confirmarse el triunfo de la panista, Chihuahua tendría a su primera gobernadora en la historia del estado. En conferencia de prensa, Maru Campos agradeció el apoyo de los chihuahuenses que se unieron a su candidatura.

“Tenemos una ventaja irreversible y por eso les digo que nos apoyen en las casillas que no bajen la guardia y defiendan los votos de la democracia”, señaló la candidata al cierre de la votación.

Los abanderados del PRI, Graciela Ortiz; de Redes Sociales Progresistas, María Eugenia Baeza, y de Fuerza por México, Alejandro Díaz, declinaron a favor de Campos Galván y podrían consolidar su triunfo.

El candidato Juan Carlos Loera de la Rosa, no había reconocido todavía su derrota, sin embargo a través de redes sociales expresó que tiene la ventaja electoral en el estado por lo que pidió esperar a que avance más el conteo de los votos.

“¡En Chihuahua el pueblo ya mandó! Nuestra ventaja es clara e irreversible, pero mientras se contabilizan los votos, debemos cuidar la elección. No podemos permitir que nos arrebaten la victoria”, expresó el candidato.

Horas antes del cierre de las casillas, el equipo de campaña del morenista denunció irregularidades, violaciones y un rebase en los gastos de campaña por parte de la coalición del PAN-PRD.

Por su parte, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, afirmó que se encuentra listo para realizar el proceso de entrega-recepción de una manera transparente, rigurosa y profesional con quien resulte ganador o ganadora.

Cabe señalar que el proceso electoral en el estado se desarrolló de manera tranquila y entre los principales incidentes se observó el retraso en la instalación de algunas de las casillas de la entidad, lo que provocó la molestia de los votantes.

Para la renovación del Congreso Local, de los 22 distritos en disputa, el PAN lidera en 6 y en otros 6 lo hace en alianza con el PRD, Morena tiene ventaja en 7 y uno más en coalición con el PT y Nueva Alianza, y el PRI y Movimiento Ciudadano en un distrito cada uno.

alba.servin@eleconomista.mx