Autoridades mexicanas ordenaron este jueves suspender clases en todos los niveles educativos en Los Cabos y La Paz, debido a los fuertes vientos y lluvias provocados por la tormenta tropical Bud, que se acercaba a esa región.

El meteoro se ubicaba 135 kilómetros al sur-sureste del popular balneario Cabo San Lucas y se desplazaba a 11 km por hora con dirección al norte, con vientos máximos sostenidos de 75 km por hora, según un reporte del Centro Nacional de Huracanes estadounidense de las 15:00 GMT.

"Las bandas nubosas de Bud ocasionarán tormentas intensas en el sur de Baja California Sur y Sonora, y en el norte y la sierra de Sinaloa", alertó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de México en un comunicado.

Se pronostica que el centro de Bud, que avanza sobre las aguas del océano Pacífico, toque tierra en el estado de Baja California Sur más tarde este jueves y que se debilite mientras cruza la península hasta convertirse en depresión tropical el viernes.

"Se recomienda a la ciudadanía ubicada en regiones de los estados con pronóstico de lluvias, viento y oleaje, incluida la navegación marítima, a extremar precauciones y atender las recomendaciones emitidas por las autoridades", agregó el SMN.

Las autoridades han habilitado más de 2.500 refugios en la zona de impacto del fenómeno, 167 en Baja California Sur y el resto en los cercanos Colima, Jalisco, Guerrero y Michoacán, según datos de Protección Civil.

Varios puertos de esos estados fueron cerrados, pues Bud está generando oleaje elevado de 2 a 3 metros. El martes alcanzó la fuerza de huracán categoría 4 de 5 en la escala Saffir-Simpson, pero desde entonces ha ido perdiendo fuerza.

En 2014, Baja California Sur sufrió el azote del huracán Odile, que dejó seis muertos y 1.000 millones de dólares en daños tras alcanzar la categoría 4.

erp