Los esfuerzos gubernamentales ante el incremento de las solicitudes de asilo en México han sido insuficientes, ya que este año nuestro país ha recibido un número de trámites que ha batido récords históricos, consideraron organizaciones sociales.

En el marco del Día Mundial de las Personas Refugiadas, que se conmemoró ayer, 20 de junio, las organizaciones indicaron que de enero a mayo del 2021, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) recibió 41,195 solicitudes de asilo, más de las registradas en todo el año pasado, agrupaciones como Asylum Access advierten que de seguir esta tendencia, se espera que México reciba más de 90,000 solicitudes antes de terminar el año.

“Consideramos urgente que las autoridades migratorias garanticen la protección de la población solicitante de asilo, al garantizar el acceso al procedimiento de solicitud para el reconocimiento de la condición de refugiado, así como la expedición de documentos migratorios para el acceso a sus derechos, a la integración laboral y a los servicios sociales”, añadió la organización.

Ello luego de explicar que este aumento ha sido, en parte, debido a la persistencia de la violencia de pandillas en los países de Centroamérica, así como a la precariedad que se ha magnificado tras el azote de los huracanes Eta e Lota. Asimismo, los números han incrementado gracias a la reapertura de fronteras después de las restricciones a la movilidad humana por la pandemia del Covid-19.

“Mientras siga aumentando la llegada de personas que huyen de la violencia en sus países, se hace más urgente que las autoridades mexicanas implementen los programas necesarios para que todas las personas puedan vivir en dignidad en México y contribuir a la creación de una sociedad más próspera, justa e incluyente”, exhortaron.

También se llamó con urgencia a que la Comar cuente con el presupuesto suficiente para atender a la creciente población solicitante de asilo, ya que existe preocupación después de que los recursos destinados a nivel federal al tema de migración, en particular el de la Comisión, haya sido recortado pese a que el aumento en los flujos migratorios implica un reto para que las autoridades de nuestro país proporcionen protección y asistencia adecuada a las personas solicitantes de asilo.

maritza.perez@eleconomista.mx