El gobierno federal implementa en Sonora un programa piloto para sustituir por elementos del Ejército y de la Marina a los mandos de seguridad estatales y municipales, debido a que el secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, reveló que las municipales de Cajeme, Hermosillo, Guaymas, Empalme y Navojoa estaban infiltradas por la delincuencia organizada.

“Hemos identificado como problemática, y que debemos de atender también, una penetración de la delincuencia organizada en los cuerpos policiales. Como parte de la estrategia a implementar, nos centramos en cinco municipios: Cajeme, Hermosillo, Guaymas, Empalme y Navojoa, en donde personal militar y personal naval serán las cabezas de la seguridad pública en esos municipios. Esto va a servir para que dentro del proceso de depuración iniciemos por esa parte”, comentó el general.

Durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de la Defensa dijo que la dependencia a su cargo hará las evaluaciones de confianza.

Indicó que además la Sedena incrementará el número de efectivos, debido a que hay un déficit de 40% en efectivos policiacos estatales.

El secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo Montaño, destacó que en Guaymas y Empalme la Marina repondrá a todos los elementos que no pasen los exámenes de control y confianza, de tal manera que los municipios no perderán elementos.

Sostuvo que “todos los grupos del crimen organizado hacen un esfuerzo por penetrar a los cuerpos de seguridad, pero ya ha dejado muy claro el presidente (Andrés Manuel López Obrador) que habrá una muy clara línea que separa al crimen organizado de los cuerpos uniformados. No habrá crimen uniformado, depuraremos a los cuerpos de seguridad”.

Durazo externó que la sustitución de mandos de seguridad en Sonora es un programa piloto que implica además trabajos de inteligencia “para evitar que Sonora pierda los niveles de seguridad que tenía, (y) tiene que comenzar con la depuración de los cuerpos policiales”.

Acotó que la depuración no sólo tiene que ser en Sonora, sino en todas las corporaciones de seguridad, tras reconocer que si no hay policías municipales y estatales sólidas, la Guardia Nacional será insuficiente para combatir a la delincuencia.

“En realidad tenemos que hacer una depuración nacional de los cuerpos de seguridad. La Guardia Nacional, aún en su eficacia y en su dimensión creciente, será insuficiente si los cuerpos municipales estatales y municipales no hacen lo propio, tanto para crecer como para mejorar sus estándares en todos los sentidos, de capacitación, de profesionalización, de mejoramiento de la condición socioeconómica de sus integrantes y, por supuesto, del desempeño ético. Ése es uno de los problemas fundamentales que tenemos a nivel nacional”, aseveró.

Cabe destacar que ésta no es la primera vez que se acusa un acto de infiltración de la delincuencia en los cuerpos de seguridad municipales. La primera acción de un gobierno federal ante ello ocurrió en mayo del 2009, cuando la entonces PGR detuvo a 27 funcionarios de Michoacán (entre ellos presidentes y policías municipales).