Si bien Morena considera un recorte de 50% al financiamiento público de los partidos que entrega el Instituto Nacional Electoral (INE), tanto Partido Acción Nacional (PAN) como el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el mismo INE consideran que es necesaria una discusión sólida para aprobar esta iniciativa, porque de lo contrario se podría vulnerar el sistema democrático nacional.

El consejero del Poder Legislativo de Morena ante el INE, Alejandro Viedma Velázquez, descartó que esta reducción pueda vulnerar el sistema de partidos, aunque reconoció que es necesario analizar que algunas fuerzas políticas ya asignaron parte del financiamiento al pago de multas impuestas por la autoridad comicial.

“Desde que se formó Morena como partido político nacional, (éste) ha sostenido, en el caso concreto del financiamiento, que es ofensivo (el monto) en una sociedad con altos índices de pobreza. Nosotros sostenemos que 50% (de reducción) es viable. Desde luego, dentro del debate hay que estar muy atentos a cuidar que la oposición, a pesar del recorte, pueda ser electoralmente competitiva”, dijo.

Explicó que, para reducir el monto que se le asigna a los partidos, en el próximo periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión será necesario modificar la fórmula —estipulada en la Constitución—, para que antes de la aprobación del Paquete Económico 2020 se puedan realizar las correcciones y a partir del próximo año sea un nuevo monto, a la baja.

El también diputado federal de Morena recordó que desde marzo pasado sus correligionarios Tatiana Clouthier y Mario Delgado presentaron una iniciativa en ese sentido.

Argumentó que, guste o no, desde el 1 de diciembre del 2018 —con la llegada de Andrés Manuel López Obrador al poder— el país entró en una dinámica nacional sobre el ejercicio del gasto público, “es decir, (la) austeridad”.

Acción Nacional

El representante del PAN ante el INE, Víctor Hugo Sondón Saavedra, alertó que un recorte presupuestal podría alterar las actividades de algunos partidos políticos e incluso los más pequeños podrían desaparecer.

“Todos los partidos políticos, no nada más el PAN, tienen relaciones contractuales que tienen que respetar y cumplir, tienen prestadores de servicios, arrendamientos y muchas responsabilidades, los trabajadores del partido que no necesariamente están afiliados, en este caso al PAN”, comentó.

Propuso que de ser aprobado el recorte al presupuesto, se pueda establecer a través de un artículo transitorio en la iniciativa que sería una reducción paulatina, para que los partidos no entren en un caos de demandas ante las instancias jurisdiccionales.

“Por ello se necesita hacer un análisis de un todo, para saber a dónde queremos llegar con esto y qué se quiere hacer con ese dinero, porque hasta el momento se desconoce”, agregó.

Sondón Saavedra dijo que no están en contra de la austeridad, pero sí en contra de las “ocurrencias mañaneras”, de que si a alguien se le ocurre desaparecer instituciones de carácter público u otra que presta un servicio a los más vulnerables con esa bandera actúe el actual gobierno que ha venido empleando para socavar, vulnerar, y ahora pretender disminuir a los que son su competencia electoral.

Revolucionario institucional

Gerardo Triana Cervantes, representante del PRI ante el órgano electoral, refrendó su posición para realizar un análisis que argumente los cambios al financiamiento público de los partidos en términos de racionalidad, para que se justifique la exclusión de algunos elementos, pero que prevalezcan aquellos que sean necesarios para fortalecer el sistema de partidos.

“Es buscar una fórmula como la que tenemos ahorita. Porque tenemos un financiamiento autorizado por la última determinación de carácter electoral (el INE). Lo que estamos diciendo nosotros es que se pueda revisar que sea 50% que se reparte de manera equitativa en todos los partidos y otro 50% de acuerdo a la votación en su última elección”. Actualmente es 30-70%, respectivamente.

Consideró que sería grave que la revisión de la propuesta se utilizara para bajar el financiamiento a las fuerzas políticas y por consecuencia no tuvieran para sus actividades ordinarias. Y al no tener la oportunidad de fortalecer su militancia y su participación en los procesos electorales, las fuerzas políticas se debilitarán.

Revolución democrática

El integrante de la dirigencia colegiada del PRD, Ángel Ávila, afirmó que el recorte presupuestal a partidos como lo propone el presidente López Obrador colocaría al sol azteca en una situación muy complicada, al contar con pocos recursos, con deudas, y tener que hacer grandes sacrificios para ser una opción importante al enfrentar la inequidad.

Aseguró que el PRD no se opone a que baje el costo de la democracia, incluso ha propuesto que se le quite 50% del financiamiento a todos los partidos, pero lo que observa es que el Ejecutivo quiere gobernar “en solitario”, porque no quiere tener oposición.

En ese sentido, el representante del PRD ante el INE, Camerino Eleazar Márquez Madrid, expuso que si se baja el presupuesto para los partidos como lo plantea Morena tendrían que encontrar cómo salvaguardar el sistema de partidos que a lo largo de 30 años se ha consolidado y ha dado frutos importantes como la gobernabilidad democrática, alternancias pacíficas, dos alternancias en el ámbito federal y diversas en el ámbito estatal. Atentar contra el financiamiento público es un discurso retórico, demagógico, que habría que pasar por el debate público y, sobre todo, evitar los riesgos de la regresión autoritaria, indicó.

Posición de los consejeros

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, destacó que en la discusión de bajar o no el monto del presupuesto público que se le destina a los partidos lo importante es nunca perder de vista lo central en la materia, que no es un tema de costos, sino de las condiciones de equidad de la política.

“No se trata solamente de acordar una cifra para eventualmente fijar, subir, disminuir el monto del financiamiento público que reciben cada año los partidos. Se trata de revisar lo que la historia nos ha enseñado en relación con el financiamiento de la política y el pluralismo”, refirió.

Dijo que el dinero es indispensable para las campañas políticas, pero no es determinante para el triunfo en las urnas. “No gana el que gasta más, sino el candidato que conecta mejor con la ciudadanía y recibe su respaldo”.

El funcionario del INE destacó que un sistema democrático debe garantizar que el acceso al financiamiento público contribuya a la equidad y no la distorsione.

A su vez, el consejero electoral Ciro Murayama recordó que actualmente se destinan alrededor de 5,000 millones de pesos a los partidos al año.

“Si nos sustraemos de la política, difícilmente se va resolver algún problema nacional. Ni la pobreza, ni la desigualdad, ni los rezagos en salud, educación e infraestructura. No vamos a resolver nada, pero sí podemos crear un gran problema político, que es el de la privatización de la contienda electoral”, aseguró.

Las cifras

De acuerdo con los datos del presupuesto para gasto ordinario de los partidos políticos para el 2020, aprobado por el INE hace algunos días, el PRI recibirá 856.06 millones de pesos, es decir 44.64 millones de pesos más que el presupuesto ejercido en el 2019. Sin embargo, si se aplicara la reducción de 50% sólo recibiría 428.03 millones de pesos.

En tanto Morena, que recibirá en este año 1,567.69 millones de pesos, tiene presupuestada para el 2020 una bolsa de 1,653.94 millones de pesos.

Cabe destacar que, si se aplica la reducción de 50%, Morena tendría 826.97 millones de pesos, el PAN 454.40 millones y el PRI 428.03 millones. Eso quiere decir que Morena tendría 82% más recursos que el PAN y 93.20% más que el PRI.