Al cumplirse las primeras dos semanas del reinicio de actividades económicas y sociales en el país, luego de la etapa de distanciamiento social para contener la pandemia de Covid-19, ocho gobiernos estatales mantienen su posición de no atender el Semáforo de Riesgo Covid-19 del gobierno federal, mientras que la Ciudad de México y cinco entidades vecinas decidieron que retornaran a la “nueva normalidad” en bloque, en coordinación con el gobierno de la República.

Mientras eso ocurre en la esfera política, durante las últimas dos semanas cinco entidades registraron tendencias al alza en la movilidad de las personas, a pesar de que el semáforo de riesgo se mantiene en rojo, es decir de máxima alerta epidemiológica y por tanto la población debería estar en confinamiento. Eso incrementa la probabilidad de propagación de la enfermedad, sobre todo porque en el país nos encontramos en la etapa más severa de la pandemia.

8 gobernadores desconocen Semáforo federal

Hasta la semana pasada, los gobernadores de Tamaulipas, Jalisco, Coahuila, Nuevo León, Michoacán, Durango, Guanajuato y Colima mantenían su rechazo al Semáforo de Riesgo Covid-19, implementado por el gobierno federal como guía para decidir las decisiones de reactivación económica y social a lo largo del territorio nacional.

Los mandatarios de esas entidades, quienes han realizado ya 12 reuniones de coordinación, consideran que el instrumento federal, se elaboró de manera unilateral en el centro del país, violentando acuerdos definidos por consenso con los gobiernos estatales.

A consecuencia de esa ruptura, cada una de esas entidades mantiene su propio semáforo y toman decisiones, con base en lo que acuerdan en sus comités estatales de salud.

Tamaulipas: Gobierno pone en naranja semáforo

La etapa de regreso a la llamada “nueva normalidad”, inició el 1 de junio con el semáforo en naranja en Zacatecas y en rojo en todos los demás estados.

El 9 de junio pasado, comenzó a circular en las oficinas del gobierno federal y de los estados, la propuesta de Semáforo de Riesgo Covid-19 para la semana del 15 al 21 de junio, según el cual la semana que entra Tamaulipas pasará de rojo a naranja.

Sin embargo, el gobernador tamaulipeco, Francisco Javier Cabeza de Vaca afirmó que no hará caso a la indicación del gobierno federal y en esa entidad no cambiará absolutamente nada, a pesar de que, dijo, muchos sectores de la economía estatal están ansiosos por regresar a laborar.

Aunque el gobierno federal diga que estamos en semáforo naranja, las cosas no van a cambiar absolutamente en nada. A muchos sectores les urge abrir, pero estamos tomando decisiones con base en nuestra capacidad de camas, afirmó en entrevista radiofónica.

Comentó que, tomando en cuenta que estamos en los puntos más altos de contagios desde que llegó la pandemia al país, en esa entidad continúan laborando, únicamente, las actividades esenciales y se mantendrán filtros sanitarios en cruces fronterizos con Estados Unidos.

El mandatario espera que, para finales de mes, y si el número de contagio se mantiene igual o menor a las actuales, haya una apertura gradual (entre 25 y 30%) de algunos sectores.

Hasta la semana pasada, en Tamaulipas 30% de camas destinadas para atender a enfermos graves de Covid-19 se encuentran ocupadas.

Jalisco: Las decisiones se toman con base en el Radar del estado

La semana pasada, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro reiteró que en lugar de usar los datos del Semáforo de Riesgo Covid-19 del gobierno federal, se usarán los del instrumento denominado Radar Jalisco, el cual incluye los resultados de todas las pruebas que se están aplicando.

Eso lo primero que genera es que se tengan registradas más casos de Covid-19 que los que reporta el gobierno federal para esa entidad.

El 7 de junio informó que, a una semana de haber arrancado la reactivación gradual de la economía, esa entidad mantenía una de las tasas de mortalidad más bajas del país con 2.72.

Dijo que, si bien se mantiene en límites aceptables de confinamiento, están en el límite de los niveles bajos, por lo cual pidió a sus gobernados a hacer un esfuerzo y mantener el confinamiento.

En los últimos días, el tema del nuevo coronavirus quedó relegado a un segundo lugar, a raíz de las manifestaciones generadas en esa entidad por la muerte de un joven detenido por policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos.

Coahuila: El semáforo se adapta a la dinámica del estado

El 3 de junio el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, afirmó que su administración no va a ir en contra del semáforo federal de reactivación económica, pero va a adaptar sus indicaciones a la propia dinámica de las cinco regiones de esa entidad.

Por ejemplo, anunció que el próximo 8 de junio se realizaría la reapertura de las guarderías y se autorizarán los servicios funerarios para fallecimientos por causas distintas al coronavirus.

Dijo que cada uno de los cinco subcomités regionales de salud determinaron cuáles estancias abrirán, sobre todo en Saltillo, La Laguna y Piedras Negras, por el reinicio de actividades del sector automotriz.

Desde mediados de mayo, el gobernador de Coahuila, Riquelme Solís anunció un Plan de Reactivación Económica por etapas para la entidad.

Asimismo, integró subcomités regionales Covid-19 para cada una de las cinco regiones: Fronteriza, Carbonífera, Centro, Laguna y Sureste.

El mandatario informó que los sectores prioritarios son el automotriz, manufacturero, y minería, así como algunos servicios, pero con restricciones.

También a mediados del mes pasado el mandatario lamentó que no se hayan podido empatar las disposiciones del gobierno estatal y federal para enfrentar la pandemia.

Incluso cuando el gobierno federal decidió que se abrirían a la “nueva normalidad” los llamados municipios de la Esperanza, dijo que “es un problema estar adivinando” cuales son y que, en todo caso, en Coahuila los 38 municipios son de la esperanza.

En Nuevo León, analizan ya segunda etapa de reapertura

En la víspera del inicio de la puesta en marcha de la llamada “nueva normalidad”, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón afirmó que esa entidad seguirá su propio semáforo para reiniciar las actividades económicas y sociales.

Dijo que su administración tomará decisiones con base en los indicadores de la ocupación hospitalaria, tendencia de hospitalización, porcentaje de positividad del virus, camas por paciente, capacidad instalada para pruebas diarias, número de casos por día, entre otros.

La semana que recién concluye, en Nuevo León se analizaba ya la segunda etapa de reactivación económica, que implica el inicio de labores de centros comerciales y comercios en general.

En esa entidad, reanudaron operaciones al igual que en el resto del país la industria automotriz, minería y de la construcción.

Michoacán abren salas de Cine en primera etapa de “nueva normalidad”

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, anunció la reapertura gradual e intermitente con base en lo que indica su semáforo estatal, no en el nacional.

A diferencia del resto del país en Michoacán se autorizó la apertura de las salas de cine en cuatro municipios, incluido el de la capital.

Durango pide recursos extraordinarios

Desde el 18 de mayo, el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro señaló que en esa entidad no aplicaría el Semáforo Covid-19 de la Federación, porque en la capital del país no conocen las condiciones que hay en esa entidad.

Ya entrada la llamada “nueva normalidad”, el mandatario comentó que el principal indicador son la capacidad disponible en los hospitales.

Destacó que se deben respetar las particularidades de las entidades. En su opinión la Jornada Nacional de Sana Distancia debió ampliarse.

También insistió en que el gobierno federal debe apoyar a los gobiernos estatales con recursos extraordinarios para atender las necesidades de la población generadas por los efectos económicos de la pandemia.

El mandatario se manifestó con lograr colaboración y coordinación con el gobierno federal con el fin de hacer frente de manera efectiva al nuevo coronavirus.

Guanajuato autoriza reapertura gradual de industria del calzado

Desde el 25 de junio, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, anuncio que esa entidad tendría su propio semáforo Covid-19 para regular el reinicio de actividades económicas y sociales.

Explicó que además de los sectores señalados por la federación, ese instrumento indicará que actividades podrán reabrir y en qué proporción.

Por ejemplo, aun cuando el semáforo esté en rojo pudieron reabrir los establecimientos de calzado, vestido, confección, restaurantes, hoteles y plazas comerciales primero hasta 30% de capacidad.

Asimismo, servicios de bajo riesgo profesionales y oficios como despachos de abogados, dentistas y carpinterías hasta 75% de su capacidad instalada.

Igualmente, tiendas departamentales y mayoristas, que tiene como base un semáforo epidemiológico propio.

El instrumento contempla un “Plan de Reapertura Gradual Responsable” que divide las actividades en esenciales, no esenciales y especiales diversas.

En esa entidad están activos además de los servicios esenciales como hospitales, seguridad y alimentos, la minería y la construcción, como sucede en el resto del país.

Colima implementa Plan Nueva Convivencia Social

El gobernador de Colima, José Ignacio Peralta, informó que en lugar del Semáforo nacional lo que guiará al retorno a la “nueva normalidad” de esa entidad será el Plan Nueva Convivencia Social.

Desde el 13 de mayo, cuando el gobierno federal anunció el Semáforo de Riesgo Covid-19, el gobernador indicó que no corresponde a las condiciones de cada localidad.

Aguascalientes: que cada estado se haga cargo de la reapertura

Por otra parte, desde el 29 de mayo, el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco se inconformó con el color que marcaba el semáforo federal para esa entidad. En su opinión para esa fecha debió ser amarillo pues registra menos defunciones que muchos otros estados. En su opinión, cada estado debe hacerse cargo de la reapertura de actividades.

De acuerdo con la Secretaría de Salud federal, en Aguascalientes el indicador de movilidad señala que prácticamente durante toda la Jornada Nacional de Sana Distancia lograron la meta.

El resto de las entidades siguen las instrucciones del gobierno federal para el retorno a las actividades.

Inicia reactivación y cinco estados relajaron el confinamiento

Por su parte, el director General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía Zegarra, informó que al cumplirse las primeras dos semanas de reinicio de actividades, luego de la etapa de distanciamiento social para contener la pandemia de Covid-19 en el país, los estados de Coahuila, Michoacán, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas han registrado tendencias al alza en la movilidad de las personas, a pesar de que el semáforo de riesgo se mantiene en rojo, es decir de máxima alerta epidemiológica.

La Megalópolis va en bloque

El gobierno federal y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, así como los gobernadores de Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala, acordaron que se establecería un semáforo único para las seis entidades que integran la megalópolis entorno a la capital del país.

[email protected]