La Secretaría de Gobernación (Segob) lanzó la campaña “Yo Decido, Exijo Respeto”, dirigida a prevenir el abuso sexual de las niñas, así como el embarazo en adolescentes.

“Esta frase refleja la necesidad de fortalecer la autonomía de las adolescentes y darles herramientas para anticipar el futuro con mejores y mayores conocimientos de sus derechos sexuales y reproductivos, hasta el cuidado de la salud y el uso de métodos anticonceptivos”, dijo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero durante la presentación de la campaña.

“Celebro que la campaña de televisión y radio que hoy presentamos no sólo se dirige a las mujeres, sino que habla directamente a los hombres adolescentes de las zonas urbanas, en la búsqueda de este concepto de construir nuevas masculinidades”, añadió.

La secretaria informó que la campaña cumple con un mandato del Comité de la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, para que el Estado mexicano adopte medidas adecuadas para mejorar el conocimiento de los derechos humanos de las mujeres.

“Es también una alerta para que los padres, educadores, personal de salud que protejan a las niñas, que las escuchen, que confíen en ellas, sobre todo en lo que ellas les dicen, les comentan, les platican y que posteriormente las apoyen y denuncien siempre que haya esta necesidad”, destacó.

“Tanto el spot como el eslogan tienen como finalidad alertar a las propias niñas de los riesgos que son reales en el ámbito familiar, escolar y comunitario; además apela a la solidaridad de las madres de familia para que ellas sean las primeras en apoyar a sus hijas y no las últimas”, indicó Sánchez Cordero.

Por su parte, el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas Rodríguez, mencionó que “la estrategia nacional contra el embarazo adolescentes inició hace ya cinco años, periodo en el cual se logró reducir en 7.8% la tasa de fecundidad adolescentes; sin embargo, aún nos encontramos muy lejos de la meta que se ha planteado de lograr cero embarazos en niñas y reducir al mínimo el embarazo en adolescentes”.

Encinas admitió que para este propósito, el gobierno federal presenta un alto grado de austeridad presupuestal, sin embargo confió en que ésta situación no mine las acciones gubernamentales, toda vez que también se estima que la pandemia provocará un aumento de embarazos no deseados, “lo cual nos obliga a redoblar los esfuerzos y estar siempre atentos a atender a las niñas y adolescentes en este país”.

En esta campaña participan el Instituto Nacional de las Mujeres; el Centro Nacional de Equidad y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud y el Instituto Mexicano de la Juventud.

jmonroy@eleconomista.com.mx

kg