El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió un año más para lograr lo que denomina la Cuarta Transformación del país, al asegurar que “lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer”.

En el zócalo de la Ciudad de México, ante unos 14,000 simpatizantes que portaban banderines de Morena, del PT y del SNTE, López Obrador pronunció un discurso de 1 hora 26 minutos.

Aseguró que “el cambio que estamos realizando está a la vista”, y argumentó que “la principal tarea del gobierno es desterrar la corrupción política. Estamos poniendo orden desde la cúpula del poder”.

El primer mandatario expuso lo que considera son avances de los principales programas sociales de su gobierno, como pensión para adultos mayores, personas con discapacidad y becas para jóvenes.

“Ya está llegando a la mitad de los hogares mexicanos cuando menos un programa para el bienestar y en los pueblos indígenas 95% de los hogares ya cuenta con al menos uno de los apoyos; pronto alcanzaremos 100 por ciento”. Indicó que, a 365 días, su gobierno “ya cumplió” 89 de los 100 compromisos que hizo.

Dijo que la mayoría de Morena en el Congreso federal le ha permitido a su gobierno contar con nuevas leyes de austeridad y extinción de dominio; un nuevo catálogo de delitos graves como robo de combustible, evasión fiscal y fraude electoral, además de la eliminación de la condonación de impuestos a grandes contribuyentes. “Estas modificaciones conforman una nueva Constitución que demanda la sociedad con motivo de la Cuarta Transformación”, sostuvo.

López Obrador pidió a sus simpatizantes un año más para lograr cambios de gobierno. “¿Cuánto tiempo necesitaremos para consolidar la transformación? Pienso que un año más; es decir, en diciembre del 2020 ya estarán establecidas las bases para la construcción de una patria nueva”, expresó.

Frente a las manifestaciones que se llevaron a cabo contra su gobierno, el presidente López Obrador dijo a sus opositores que “tendrían que esforzarse muchísimo y pasar mucha vergüenza para retroceder”.

El mandatario hizo un repaso por las principales obras que impulsa su gobierno como el Tren Maya; la modernización de los puertos, particularmente el Istmo de Tehuantepec; las construcciones de la refinería de Tabasco y del Aeropuerto de Santa Lucía.

En este último caso, López Obrador culpó a “conservadores, corruptos” que recurrieron, dijo, al sabotaje jurídico para impedir el inicio de obra del aeropuerto de Santa Lucía mediante la interposición de 103 amparos; “no pudieron, se impuso la razón y el derecho, y ya comenzó esa obra. Militares me informaron que inauguraremos el 21 de marzo del 2022”, sostuvo.

Aseguró que en el último año se iniciaron los estudios de ingeniería básica del Tren Maya, los cuales se terminarán el 13 de diciembre. Sin embargo, afirmó que esta obra dependerá de la consulta que próximamente se realizará.

Comprometió que este año se concluirá el de Guadalajara y continuará la obra del tren de Toluca.

Violencia en el país

El primer mandatario reconoció que a un año de gestión, su principal reto es lograr disminuir la violencia y los homicidios.

“La disminución de la violencia en el país es nuestro principal objetivo, e insistimos en que vamos a serenar al país con apoyo de todo el pueblo, con profesionalismo, honestidad y acciones guiadas por el principio de la paz”, dijo.

Sin embargo, López Obrador culpó del saldo “pavoroso de muertos e inseguridad” al expresidente Felipe Calderón. “No debe olvidarse, porque hay como amnesia, el 2 de febrero del 2015, Felipe Calderón ordenó la participación de las Fuerzas Armadas en la guerra contra el narcotráfico. En el alto mando se les decía: ‘ustedes acábenlos y nosotros nos encargamos de los derechos humanos’. Ese sexenio ostenta la mayor letalidad desde la Revolución Mexicana”.

[email protected]