Pese a que la investigación realizada por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) sobre la comisión de delitos electorales por parte de Arturo Escobar, ex subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana, es un primer paso al desmantelamiento de sectores mafiosos de la clase política, su salida no garantiza una mejora en esta oficina de la Segob, advirtió la Coalición Ciudadana por la Prevención Social de las Violencias.

El contingente de organizaciones que integra esta coalición exhibió que el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), fuerza política a la que pertenecía Escobar, es uno de los espacios más representativos de la mafia de la clase política que han capturado al Estado en beneficio de sus propios intereses.

Es así que el papel protagónico que Arturo Escobar ha tenido en el PVEM motivó las protestas por su nombramiento como subsecretario a cargo de un programa del gobierno federal que promueve la cultura de la legalidad.

Sin embargo, la sola salida de Arturo Escobar de la Segob no garantizará el avance y una necesaria revisión participativa del Programa Nacional de Prevención del Delito (Pronapred). Junto con él otras personas sin experiencia han sido incorporadas a cargos estratégicos; son los casos de Ruth Zavaleta y Eduardo Vázquez Rossainz, advirtió la Coalición.